«En estos años de crisis no hemos puesto a nadie en la calle»
F. HERAS
Manuel Fernández_Pte. de la Fundación Personas

«En estos años de crisis no hemos puesto a nadie en la calle»

El responsable de la institución en la que trabajan alrededor de 900 discapacitados intelectuales es consciente de que «no todo lo tiene que hacer la Administración» y aboga por echar «imaginación»

VALLADOLID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

—Hace un año que la Fundación Personas, que reúne a seis asociaciones que trabajan con personas con discapacidad intelectual, se presentó en sociedad. ¿Qué balance hace de este primer año?

—Muy positivo. Se ha consolidado más su funcionamiento. Cuando comenzamos con este proyecto contamos con el apoyo de la Administración porque creyeron en él y vieron en él la mejor forma de acometer un problema. Nosotros también creímos y lo seguimos haciendo ahora, aunque sabemos que estos proyectos no son de hoy para mañana, hay que dejarlos que se desarrollen. Nuestra intención es seguir mejorando.

—¿Está hoy Castilla y León preparada para atender a la discapacidad intelectual?

—A nivel de normativa, casi, casi. Hace aproximadamente un año que Castilla y León aprobó la Ley de Servicios Sociales y ahora falta que se desarrolle. Desde la Consejería de Familia se está haciendo un esfuerzo contando, sobre todo con Feaps (Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual), para su diseño y saber qué cauces debe seguir. Esperemos que lo sigan haciendo. En cuanto a nuestras necesidades, creo que nunca están cubiertas todas, pero sí que hemos avanzando mucho en los últimos años, y muy bien. No todo ha sido un camino de rosas, pero siempre se ha ido paso a paso.

—Enero ha sumado otros 13.300 nuevos parados. ¿Cómo está afectando la crisis al empleo en su caso?

—Muchísimo. Hay que ser realistas. Si el empleo para personas cualificadas está difícil, para aquellas que tienen menos cualificación y además una discapacidad, pues peor. Pero, sobre todo, es que hay una ley que obliga a reservar un 2 por ciento a cualquier empresa para estas personas y no se cumple. Si queremos ciudadanos con los mismos derechos hagamos que se cumpla la ley. No podemos obviarlo, son personas más débiles. Hay que apoyarles para que funcionen porque son capaces. Trabajan y producen, son un valor añadido, no son una carga para la sociedad, pero hay que allanarles el camino, y en ello las administraciones tienen que apoyar. En estos años de crisis en la Fundación Personas no hemos puesto a nadie en la calle. No hemos hecho ningún ERE. A ver si alguien se acuerda, que por ahí hay empresas muy boyantes, que dan unos dividendos enormes, y cuando ha llegado la crisis, la gente a la calle. Nosotros, sin dividendos, hemos mantenido el empleo.

—¿Cuántas personas trabajan actualmente en la Fundación?

—Somos en torno a 1.800 personas, de las cuales, alrededor de 900 tiene discapacidad. Digo trabajadores con Seguridad Social, que están aportando beneficios y sin percibir ninguna pensión, que eso hay que valorarlo. Están moviendo el tejido productivo.

—El otro día una universidad de Castilla y León informaba de la incorporación de una persona con Síndrome de Down. ¿Cuando esto deje de ser noticia se habrá alcanzado la igualdad real de oportunidades?

—Eso esperamos y deseamos.

—La Consejería de Familia se ha comprometido a elaborar un Catálogo de Servicios Sociales está legislatura. ¿Qué debe incluir?

—Que se aclare realmente qué es lo que tenemos que pagar las familias para poder ir a un centro. Que se aclare el copago, y que no sea muy gravoso, porque muchos de nuestros hijos cobran una pensión no contributiva, de 320 euros, y con eso da para muy poco. Y luego que funcione. Dar la seguridad a estas personas es muy importante desde mi punto de vista, porque aquellos que tenemos un hijo con discapacidad pensamos siempre en el mañana. Tiene que haber algo que este problema nos lo deje resuelto y la Ley de Servicios Sociales puede encauzarse por ahí.

—¿La crisis ha puesto en peligro alguna de sus iniciativas?

—No. En Fundación Personas de momento no peligra nada. Y en el resto de instituciones de Castilla y León, que están por parte de Feaps, que yo conozca en este momento, hay dificultades pero tampoco. Lo que pido a la Administración es que piense que si en cuatro años que llevamos de crisis, hemos sido capaces de mantener el empleo, tenemos que seguir en esta línea. Y el empleo se consigue con apoyo por una parte, de personas, y por otro, económico, aunque luego también tiene que haber imaginación y pensar que no todo lo tiene que hacer la Administración.

—La Junta no se cansa de repetir que hay que hacer más con menos. En la Fundación, ¿por dónde debe ir esa optimización de recursos?

—Nuestros técnicos están rompiéndose la cabeza. Hay que tener imaginación, ganas de trabajar, y asumir retos y riesgos en todos los ámbitos. Y luego tener un cierto equilibrio a la hora de diseñar los proyectos.