LA VERDAD DE MURCIA

España-Duero y el SIP Mare Nostrum «navegan» hacia su integración

Los contactos se intensifican a la espera de que el Banco de España les informe el día 10 de su situación «real» y de sus exigencias de capitalización

VALLADOLID/LEÓN Actualizado:

Estamos buscando con quién emparejarnos». Las declaraciones realizadas por el presidente de la fusión España-Duero hace unos días a ABC indicaban que la Caja castellano y leonesa tenía prisa por posicionarse para poder elegir, llegado el momento, quién podría ser su mejor pareja de baile para campear de la mejor manera posible las exigencias de última hora del Gobierno. En este línea, ayer trascendió que una de las opciones que más peso cobran pasa por unirse con el SIP denominado Mare Nostrum y conformado por Caja de Murcia, Caixa Penedés, Caja Granada y Sa Nostra.

La posibilidad encaja con lo que quiere la entidad por varios motivos. Entre ellos, que el grupo dispone ya desde principios de año de una ficha bancaria que le facilitaría mucho la labor de capitalización a la que se han visto obligadas las entidades de ahorro de todo el país. También gusta, y mucho, que el grupo esté volcado con el arco mediterráneo del país, por lo que la influencia de España-Duero en su territorio natural seguiría como hasta ahora. Por último, la suma a este SIP dejaría en principio a la castellano y leonesa en una posición de privilegio al ser «mayor» que cada una de las entidades integradas desde finales de 2010 en Mare Nostrum. En todo caso, el peso de sus miembros es un aspecto que habría que negociar una vez alcanzado un principio de acuerdo y teniendo en cuenta que el presidente de Caja Murcia, Carlos Egea, ha sido ya nombrado presidente del grupo y es uno de los «banqueros» más respetados del país.

Lo que pase en los próximos días está aún por ver. Frente a algunas información apoyadas en declaraciones del alcalde socialista de León y consejero de la Caja, Francisco Fernández, en las que se daba ayer por hecho de el acuerdo sería «inminente» y que podría ser ratificado mañana mismo en un consejo de administración, la entidad castellano y leonesa quiso trasladar que «no hay nada cerrado» y que «el abanico de posibilidades» sigue. Recuerdan en este sentido que ahora ha salido este nombre como en días anteriores apareció el de Unicaja —tampoco está descartado—. Lo que sí se admite desde fuentes cercanas a la entidad es que Mare Nostrum es una de las que está entre las preferidas.

En cuanto a la intensa labor de «prospección» tanto del presidente, Evaristo del Canto, como del director general, Lucas Hernández, aseguran que recibieron el permiso del máximo órgano de gobierno de la Caja hace ya unas semanas.

Mientras, desde Banco Mare Nostrum (BNM) no quisieron ni confirmar ni desmentir las conversaciones con la castellano y leonesa. Simplemente, admitieron que están «atentos a todas las oportunidades» que puedan surgir «dentro del marco normativo y siempre y cuando estén en sintonía con el espíritu de su proyecto».

Según la Cadena Ser de León y leonnoticias.es, la cúpula de ambos grupos estarían manteniendo contactos en Madrid para intentar hacer cristalizar una nueva integración. A través de los contactos que está manteniendo en Madrid el presidente de la caja castellano y leonesa con representantes de Mare Nostrum y del Banco de España, Fernández hablaba ayer de que «no debería haber problemas en que la operación cristalice» y consideró que sería «una buena noticia» para los intereses de la fusión.

Malestar entre los consejeros

Estas declaraciones provocaron ayer el malestar de buena parte de los consejeros. De hecho, el teléfono del presidente y el del propio alcalde no dejó de sonar toda la tarde. Según ha podido saber ABC, el propio Evaristo del Canto trató de tranquilizar a varios de los miembros del órgano de gobierno que preside. No fue una tarea fácil porque los consejeros molestos lamentan que no sea la primera vez que el regidor asegura que se ha tomado alguna decisión y, días después, se confirma que no es así. Sera posiblemente el jueves 10 de marzo —o el viernes— cuando todos ellos se van de nuevos las caras en un consejo que se prevé de nuevo «calentito».