Enero anota 11.384 desempleados más, la mayor subida de la historia

Enero anota 11.384 desempleados más, la mayor subida de la historia

El paro aumentó un 5,46% en Castilla y León, que ya suma 219.859 personas en busca de trabajo, y el sector más afectado fue el de servicios

VALLADOLID Actualizado:

Aunque tradicionalmente enero ha sido un mes que ha sumado demandantes de empleo, nunca en la historia de la Comunidad se había registrado una subida tan elevada en términos absolutos. En los primeros 31 días de 2012 un total 11.384 personas se apuntaron en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo de Castilla y León, lo que supone el peor arranque del año desde 1996 y, a la vez un récord histórico en una subida intermensual. En total, la Comunidad Autónoma tiene ya 219.859 desempleados, un 5,46 por ciento más que el pasado diciembre, según los datos ofrecidos ayer por el Ministerio de Trabajo.

Bien es cierto que, en términos anuales, la evolución en la región (creció un 7,63 por ciento) fue menos mala que en el conjunto del país, donde una subida del 8,72 por ciento sitúa ya la cifra de parados en 4.599.829, lo que dio pie ayer al consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, a apuntar que, hasta la fecha, Castilla y León está resistiendo «algo mejor» la crisis. Hay que recordar además que desde 2007 se han registrado meses con un mayor incremento porcentual respecto a diciembre, en concreto, en 2008 y 2009, con un 7,08 y un 7,27 respectivamente, aunque entonces fueron 7.768 y 10.948 los nuevos desempleados.

En comparación con el resto de comunidades, Castilla y León fue la cuarta autonomía donde más se elevó la tasa, por detrás de País Vasco, Navarra y Asturias. Esos más de 11.300 nuevos parados (5.150 varones y 6.234 mujeres) supone que 367 personas inscribieron cada día su nombre y apellidos en las cada vez más prolongadas filas del desempleo.

Por provincias

Por provincias el crecimiento fue generalizado, destacando Burgos con una subida del 6,06% hasta alcanzar los 29.708 desempleados. Palencia fue la que registró la segunda mayor elevación porcentual respecto a diciembre, hasta alcanzar los 13.799, por delante de León (42.369). Por contra, los menores incrementos se registraron en Soria, un 2,97 (6.030); Salamanca, con un 4,75 (33.661), y Ávila, con un 5,26 (17.150). Mientras en Valladolid, Zamora y Segovia se elevó un 5,38 (47.864 parados), un 5,55 (17.425) y un 5,56 (11.853), respectivamente. En términos anuales, el incremento superior se registró en Segovia, con un 9,89, mientras que Soria, con un 5,53 volvió a situarse a la cola.

En el análisis por sectores, los servicios continúan a la cabeza del desempleo y contabilizaron en enero 115.198 parados, elevándose un 6,92 respecto a diciembre, lo que podría explicarse por un incremento del paro en los empleados públicos, a lo que se suma un mes tradicionalmente malo en la hostelería. Por detrás se sitúa la construcción, con 41.631 (un 4,47 más que en el mes anterior); industria, con 26.896 (5,86), y agricultura, con 8.897 (1,48). En la comparativa interanual, el desempleo se elevó más en el sector primario.

El paro también se cebó en enero con los autónomos, que según datos de ATA, pasó de los 205.250 registrados el pasado diciembre, a los 203.586 de enero. Por lo que respecta al colectivo de personas sin empleo anterior, el informe registra un total de 27.239, lo que representa un 12,3 por ciento. Dentro de ese grupo, los mayores de 44 años (8.280), suponen más del 30 por ciento, mientras que los jóvenes (entre 20 y 24 años) representan un 21,8 por ciento (5.964).

Jóvenes y extranjeros

Y es que los colectivos más castigados por la estadística fueron el de los jóvenes —el paro aumentó un 3,5 por ciento respecto a diciembre en los menores de 25 años, y en los mayores de esa edad, un 5,71 —, y también los extranjeros —con un incremento en términos mensuales del 2,67—.

Y mientras el desempleo sube, los contratos no dejan de caer. En Castilla y León se realizaron un total de 40.380, un 5,25 menos que en diciembre y un 7,77 por ciento por debajo de los suscritos un año antes. Del total, nueve de cada diez fueron temporales.