Las elecciones sindicales dividen las manifestaciones de médicos
Medio millar de delegados sindicales se manifestaron ayer por las calles de Valladolid - F. HERAS

Las elecciones sindicales dividen las manifestaciones de médicos

Cesm recuerda que van «solos» a los comicios y quieren demostrar que «pueden» conseguir sus reivindicaciones

VALLADOLID Actualizado:

La sombra de las elecciones sindicales sigue acechando las protestas del sindicato médico CESM contra la Junta a cuenta del proyecto de Ley de Medidas Tributarias, Administrativas y Financieras. Ayer el secretario general de la organización en Castilla y León, Eloy Díez, volvió a ponerlo de manifiesto cuando explicó a la prensa que habían rechazado la presencia de otros sindicatos en «su» manifestación para demostrar que «solos» pueden sacar adelante sus reivindicaciones. «Sabéis que vamos solos a las elecciones —es la primera vez que concurrirán sin el sindicato de Enfermería Satse—y queremos demostrar que «sí podemos», detalló.

Eloy Díez compareció ante los medios poco antes de comenzar la concentración y posterior manifestación que reunió en Valladolid a cerca de medio millar de delegados sindicales del CESM de todas las provincias. Es el primer gran acto celebrado por la organización que ha convocado once días de huelga a partir del próximo 28 de octubre. «Menos imposición y más negociación. El consejero de Sanidad manipula y confunde», «el médico no es el culpable de la crisis» o «políticos impresentables, parásitos, bajaos el sueldo un 30 por ciento» fueron algunas de las proclamas que se pudieron leer en las pancartas a las que el CESM impidió que se sumarán otras organizaciones. «Queremos que se vean que somos los médicos los que estamos aquí representados y que estamos muy enfadados», insistió Díez, que encabezó la manifestación, que recorrió parte del centro de Valladolid, junto al presidente del sindicato, José Luis Díaz Villarig.

Respecto a las razones de la protesta, el representante sindical explicó que el objetivo de su «exhibición» era escenificar su enfado con lo que la Junta «nos quiere hacer». «Que esto sirva para que la Consejería de Sanidad se de cuenta que en absoluto puede tomar las riendas por su cuenta». ¿Sus puntos irrenunciables? «Que se reconozca de alguna forma que después de 24 horas se debe descansar y se compute, por lo menos en parte, como descanso remunerado» y además, mantener su horario de 8 a 3 «porque todo lo que vaya en contra de eso supone modificarnos las condiciones de vida y laborables».

No obstante, el secretario general del CESM reconoció existir «movimientos de aproximación» entre la Consejería de Sanidad y la organización sindical, aunque insistió en que su deseo era llegar a un «grado de fusión» tal que les permita desconvocar la huelga.