Desechos útiles generando energía
Juan Vicente Herrera visitó ayer la feria Expobioenergía que se celebra hasta hoy en Valladolid - F. HERAS

Desechos útiles generando energía

Huesos de aceituna, cáscaras de pistacho, leña o paja son algunas de las materias que Expobioenergía muestra como fuentes generadoras de calor o luz

I. JIMENO
VALLADOLID Actualizado:

¿Siempre ha pensado que la vida de una aceituna acaba cuando es convertida en aceite o degustada como tapa? Pues está equivocado. Aún queda mucha camino y utilidad por delante. Los para muchos molestos huesos de este fruto pueden utilizarse como biocombustible. Así lo muestra Expobioenergía, la feria europea más importante del sector que hasta hoy reúne en Valladolid a más de 400 empresas de 24 países. Las cáscaras de pistacho o las de almendra también sirven para alimentar la calefacción, al igual que los pellets, en cuya fabricación Castilla y León es líder. Y la leña gana peso como combustible para la cocina. «Ahora que se habla de ahorro energético son productos que encajan muy bien», destaca Nathalie Armilhac, de una de las firmas participantes en el evento que muestra desde la maquinaria para recoger y manipular la materia prima que se obtiene de bosques y campos de cultivo hasta las novedades tecnológicas y su aplicación en cocinas o calderas.

Secar semillas utilizando como combustible los desechos de las podas de viñas es la propuesta de la Fundación Cidaut y Cecosa. En otro expositor, Acciona Energía da a conocer sus plantas generadoras a través de paja. Una está en la localidad burgalesa de Briviesca, donde sus 16 megawatios de potencia permiten alimentar a 40.000 hogares al año quemando 105.000 toneladas de paja. «Se aprovechan residuos que tienen muy mal fin si no se usan de así».

350 calderas de biomasa

Y en el marco de Expobioenergía, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, anunció ayer que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente trabaja en la puesta en marcha de un programa que prevé instalar en los próximos cuatro años 350 calderas de biomasa en 183 centros públicos dependientes del Gobierno regional, para contribuir a la menor contaminación de los actuales equipos de gasoil.