LA MINISTRA ZAMORANA ARROPADA EN SU PUEBLO NATAL

Cubillos espera la «ayuda» de Ana Pastor, su «discreta» paisana

ZAMORA Actualizado:

La nueva ministra de Fomento, Ana Pastor, nació en la pequeña localidad zamorana de Cubillos del Pan (354 habitantes) donde pasó su infancia con sus otros dos hermanos y sus padres, hasta que se trasladó a la Universidad de Salamanca a estudiar Medicina y la vida le llevó a Pontevedra. En Cubillos, que está a poco más de diez minutos de Zamora, viven aún sus padres: Victoriano y Trinidad, «dos jubilados que disfrutan de las cosas normales: cuidan de la casita, van al paseo, y, sobre todo, son una gente muy buena», apunta el alcalde de Cubillos, Antonio Juanes (Adeiza).

El regidor se muestra feliz y orgulloso por el nombramiento de su paisana: «Otra vez la gente de Cubillos está muy contenta porque es una familia muy querida en el pueblo». Y es que Victoriano y Trinidad sacaron adelante a sus hijos con la humildad que da el trabajo del campo. «Ellos han vivido siempre de la agricultura y nunca han llevado grandes lujos».

Ana Pastor visita a menudo a sus padres y pasea por el pueblo como una más. Eso sí, es «muy discreta». «No se hacía notar ni cuando era ministra», explica el alcalde, que recuerda como anécdota que cuando él era niño «ella e, incluso, alguno de sus hermanos me ayudaban en verano con alguna asignatura del colegio». Con el tiempo su paisana se ha convertido en ministra de Sanidad y ahora de Fomento, una nueva responsabilidad que espera «traiga algo bueno para la provincia», ya que tanto el AVE como la anhelada autovía Zamora-Benavente pasan por el término municipal de Cubillos. «Yo creo que ella ayudará un poquito dentro de lo posible».

Antonio Juanes enviará una carta de felicitación a su paisana en nombre del pueblo. Espera que le llame en persona para agradecer su misiva, como lo hizo la vez anterior. «Yo ya veía que tenía papeletas para estar ahí. Como ministra de Sanidad dejó el listón muy alto», sentencia.