ELECCIONES 22-M

Las crisis de carbón pasa factura al PSOE en las cuencas mineras

El Partido Popular conserva el municipio en el que se asienta la central de Garoña

MONTSE SERRADOR
VALLADOLID Actualizado:

Son municipios pequeños que durante la legislatura han sido noticia por haber estado envueltos en polémica. Las controversias generadas casi siempre fuera de sus propios términos municipales les han colocado en el disparadero mediático y en argumento recurrente para muchos candidatos durante la campaña. Hoy miramos y analizamos en clave política sus resultados electorales para descubrir si finalmente todo esto ha pasado o no factura. El Ayuntamiento de Valle de Tobalina, donde desde hace 40 se levanta la central nuclear de Garoña es, sin duda, el lugar de Castilla y León donde el debate político y social ha estado más encendido. La decisión unilateral de Zapatero de cerrar la planta burgalesa en 2013 ha convertido a esta zona de Las Merindades en un auténtico polvorín político, donde PP y PSOE se han disparado balazos hasta la extenuación. El rechazo de los populares a esta medida ha sido recompensado por los habitantes de este pueblo que apenas supera los 1.000 habitantes, confiando, de nuevo, su respaldo con 5 concejales, uno menos que en la legislatura anterior, aunque mantiene la mayoría absoluta. El PSOE gana un edil y se coloca con dos y entra en escena un grupo independiente, con dos.

Ni siquiera en los municipios mineros de la Comunidad, tradicionales feudos de izquierdas, el PSOE ha logrado mantener el tipo, a pesar del mensaje lanzado por los socialistas de ser el único partido que defiende el futuro de la actividad minera. En el granero del carbón por excelencia, Villablino, el PSOE mantiene sus siete concejales pero pierde cinco puntos que se traducen en 500 votos menos, mientras que IU mantiene sus seis concejales. El Partido Popular, en cambio, gana uno y entran en el Ayuntamiento dos nuevas formaciones, Mass y Ecolo. Peor resultado ha tenido el PSOE en el municipio leonés de La Robla, donde de los siete concejales que tenía ha pasado a cuatro, mientras que el PP ha sumado tres a los dos ediles que tenía hasta el momento y se mantienen los dos concejales de IU. Otro municipio minero, pero en la cuenca palentina, como es Guardo, también pasa factura a los socialistas que pierden cuatro de sus seis concejales, el PP gana tres y sube a siete, el PCAL entra con tres y NvG con uno. Mientras, en Ponferrada, los temores del Partido Popular se han hecho realidad y el que fuera alcalde por estas siglas y condenado por el llamado «Caso Nevenka» irrumpe con cinco concejales y hace caer la mayoría absoluta de los populares, que pierden dos ediles, mientras que el PSOE se deja un edil.

Tampoco le ha ido bien al Partido Popular en la localidad soriana de Almazán, el segundo municipio en población de la provincia. La división del partido, con José Antonio de Miguel Nieto que abandonó la formación y se presentó bajo las siglas de PPSO, se ha traducido en que los populares han perdido cinco concejales y se quedan con sólo uno, mientras que el partido de De Miguel obtiene seis, los mismos que el PSOE, que pierde un edil.

Y una infraestructura puede estar en el origen de la pérdida de poder del PSOE en la localidad vallisoletana de Tudela de Duero, cuyo alcalde, Óscar Soto, peleó todo lo que pudo la opción que suponía desdoblar la N-122, que discurre junto a la localidad, para convertirla en la Autovía del Duero. Finalmente no fue así y la vía se aleja hacia el otro lado del río, lo que le puede haber costado la mayoría absoluta al perder dos de los siete concejales con los que contaba. Los populares suben uno, Izquierda Unida se mantiene con dos y entra en escena el partido de Rosa Díez.

Las Navas del Marqués

En la provincia de Ávila se encuentra uno de los municipios que más páginas ha llenado en los últimos años, Las Navas del Marqués, con su polémica Ciudad del Golf inmersa en largos procesos judiciales todavía abiertos que implican a dirigentes del PP. En esta localidad el mapa municipal se mantiene pero con variaciones, en el caso del PP, que pierde un concejal, y con la caída del PSOE, que se queda con un sólo edil, cuando tenía cuatro. Entra con fuerza en el Ayuntamiento UPyD, que desplaza a los socialistas y consigue cuatro representantes.