Créditos para casi todos

Al menos 70 consejeros han logrado algún préstamo de su entidad en el último lustro, aunque más de mitad de los 365 millones «concedidos» fueron para Rubio, Llamas y Arribas

J. M. A.
valladolid Actualizado:

Préstamos personales, hipotecarios, para familiares o empresas vinculadas, tarjetas, cuentas de crédito, avales, líneas de descuento, leasing, ampliaciones, anticipos... Las fórmulas más habituales de conseguir dinero o una garantía a través de una entidad de ahorro son también de uso común entre buena parte de los miembros de los consejos de administración de las Cajas radicadas en la Comunidad. Ahora que desde algún sector se pone en duda su concesión, un vistazo a los informes enviados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores y unas cuantas sumas después sirven para concluir que en los últimos cinco años se han concedido un total de 672 operaciones por valor de 375 millones de euros a al menos 70 consejeros por alguno de los conceptos antes citados. Representantes de alguno de los grupos con derecho a una de las «golosas» sillas de las Cajas, entre ellos políticos y sindicalistas, quién más, quien menos ha pedido una «ayuda» a su Caja.

En todo caso, los datos también indican que casi dos terceras partes del total de las operación de crédito, aval o garantías aprobadas por las Cajas para los miembros de su principal órgano de gobierno han ido a las manos de tres empresarios. Francisco Rubio, Santos Llamas y José María Arribas, los dos últimos ex presidentes de Caja España y Caja de Burgos, suman un total de 240 millones de euros concedidos, en su mayoría para los diferentes negocios que poseen. Entre ellos, destaca sobremanera Rubio que ha copado el solito 262 «acuerdos» con la antigua Duero para recibir la friolera de 193 millones de euros, aunque la mayoría de ellos fuera en concepto de avales. El soriano, dedicado al mundo de la construcción, la hostelería y la comunicación, ha visto, por ejemplo, cómo se le concedía el pasado año el enésimo préstamo hipotecario para una empresa vinculado y por un montante de 17 millones de euros.

Tanto en este caso como el de otros empresarios, las Cajas siempre han defendido que su negocio pasa por prestar dinero para luego recuperarlo con intereses y lograr beneficios. Además, fuentes vinculadas a las entidades asegura que se está al corriente de pagos.

Por entidades, es lógicamente Duero —por la presencia de Rubio— la más «generosa» con sus consejeros con cerca de 200 millones de euros. Hasta 18 de ellos han usado en los últimos años sus servicios crediticios. En la lista aparece gente de la política, como la ex alcaldesa y el alcalde de Soria, Encarnación Redondo y Carlos Martínez, respectivamente, el secretario regional de UGT, Agustín Prieto o el ex presidente de la entidad, Julio Fermoso.

Hasta 16 son los miembros del Consejo de Caja España que también han pedido algún tipo de crédito o aval a su entidad. Con el citado Llamas en cabeza, con casi 72 de los 92 millones dedicados en exclusiva a sus negocios, también han usado estos servicios los presidentes de la Diputación de León, Isabel Carrasco, y de Zamora, Fernando Martínez Maillo, el representante de Asaja, José Antonio Turrado, y el ex alcalde de León, Francisco Fernández.

Desde mil euros

A otro nivel se sitúa el resto de entidades. Caja de Ávila, por ejemplo, aprobó durante este periodo un total de 49 créditos o avales a 14 de sus consejeros por un valor total cercano a los 3,5 millones de euros que van desde los mil vinculados al aval de un familiar de José María Monforte hasta el préstamo hipotecario de 400.000 euros dado a José González San Agapito. También el actual presidente, Agustín González obtuvo 240.000 euros en líneas de crédito para una empresa y un familiar.

Mientras, tanto en Caja de Burgos como en Segovia se aprobaron 45 operaciones. En la burgalesa, Arribas se lleva la palma al protagonizar 37 de ellos por una cuantía superior a los 28 millones, mientras que en la segoviana se paró en seco el crédito «interno» en 2009 y 2010 después de conceder 10,7 millones de euros a 8 consejeros, encabezados por Juan Manuel de la Puente, los tres años anteriores. Por último, Cajacírculo es la más austera en este capítulo al «repartir» 1,6 millones entre siete de sus miembros en 21 operaciones para un máximo de 146.000 euros de un hipotecario.

En cuanto a las condiciones de esos préstamos, las entidades defienden que son las del mercado, aunque hay casi tantas variantes como operacones concedidas.