El Congreso de Sevilla condiciona hoy el futuro del PSOE en Castilla y León

La victoria a nivel federal de Chacóno Rubalcaba será determinante de cara a la elección del secretario regional de los socialistas en abril

VALLADOLID Actualizado:

A 900 kilómetros de la sede regional. Ahí, en Sevilla, es donde este fin de semana comienza a cocinarse el futuro del PSOE de Castilla y León. El Congreso Federal que los socialistas celebran estos días en la capital hispalense está llamado a convertirse en un ingrediente fundamental para el «guiso» que se servirá en Valladolid el 14 y 15 de abril, fecha elegida por el PSCL para su cónclave autonómico. Todo apunta a que los aspirantes a sentarse en el sillón de mando de Ferraz, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, son algo más que meros aderezos y pueden condimentar mucho el gusto del plato principal a tenor de la implicación con ambas candidaturas que han tenido los principales líderes socialistas castellano y leoneses, especialmente su secretario regional, Óscar López, proclive al ex ministro, y el dirigente y alcalde de Soria, Carlos Martínez, portavoz del equipo de la ex titular de Defensa.

López y Martínez son el reflejo en Castilla y León de ese duelo Rubalcaba-Chacón. Y es que cada uno se ha empeñado especialmente en regar su propia «rosa» para intentar que este mediodía florezca en todo su esplendor cuando los 956 delegados socialistas de toda España decidan con su voto quién será el sucesor de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del partido. Tanto que el hecho de que gane uno u otro puede determinar que en Castilla y León también se mueva ficha de cara a postularse a la próxima cita congresual prevista en primavera.

López ya confirmó hace unos días que, pase lo que pase hoy en Sevilla, volverá a aspirar a hacerse con las riendas de una formación herida a la que llegó en 2008 tras otro sonoro batacazo electoral del PSCL. La duda es si alguien más le disputará el liderazgo. Y ahí, todas las miradas se dirigen a Carlos Martínez, no sólo por ser el principal bastión de los socialistas en la Comunidad como único socialista que gobierna con mayoría absoluta en una capital de provincia de Castilla y León y una de las pocas en el seco jardín de toda España tras la «poda» que supuso el 22-M para el PSOE. Martínez, que prefiere ir paso a paso y ahora está volcado en la candidatura de Chacón, aún no se ha postulado, pero tampoco niega esa posibilidad.

El resultado del Congreso Federal puede ser determinante para insuflar o restar fuerzas después de tanto empeño personal puesto por cada uno en regar su particular rosa. Una victoria de la catalana sería un gran espaldarazo para el regidor soriano a la vez que un mazazo para López —que carga en su mochila el peso de cuatro derrotas consecutivas, europeas de 2009, municipales y autonómicas del pasado 22 de mayo y generales del 20-N, a cual por una goleada mayor, por más que la situación nacional condicionase los resultados—. tras haberse involucrado tanto con el proyecto de Rubalcaba y por más que ambos insistan en que el resultado federal no condiciona los procesos autonómicos. Y todo lo contrario en caso de que quien salga victorioso en Sevilla sea Rubalcaba.

Diferencias

La distancia entre López y Martínez va más allá de su «preferido» para liderar el partido. Su distanciamiento —incluso físico, ayer en Sevilla Martínez estaba muy alejado del grueso de la delegación castellano y leonesa— parece haberse ensanchado en los últimos tiempos, desde que el alcalde de Soria decidió respaldar la candidatura de la ex ministra de Defensa sin dárselo a conocer antes al secretario regional. Desde el «respeto» a cada postura, lo cierto es que López se ha mostrado muy frío a la hora de valorar la decisión de Martínez de postularse del lado de Chacón. Ayer, incluso, desde la capital andaluza presumía de que la delegación de Castilla y León en este 38 Congreso del PSOE es una de las más unidas en torno al ex ministro del Interior.

Es cierto que buena parte de los 45 delegados elegidos en las nueve provincias de la Comunidad expresaron su predilección por Alfredo Pérez Rubalcaba, pero no es menos verdad que en los «congresillos» también se escucharon voces críticas y favorables a Chacón, no sólo de Martínez.

Palencia, pero sobre todo León y Zamora son los territorios en los que más dividida estuvo la opinión de los militantes. En tierras zamoranas aún escuece la inclusión del ex ministro del Interior Antonio Camacho como candidato al Congreso de los diputados por esta provincia sin tener vinculación a ella en detrimento de los aspirantes locales. La tensión llegó a tal punto que su secretario provincial, Carlos Hernández, presentó la dimisión y López se vio obligado a montar una gestora. Y otra gestora existe en León tras la marcha de Francisco Fernández, lo que ha despertado de nuevo la rivalidad entre las diferentes familias socialistas.