La Comunidad registra nueve tramos de carretera con «puntos negros»
La N-630, entre los kilómetros 102,3 y 113,7, registró en 2010 seis accidentes graves - A. M. DÍEZ

La Comunidad registra nueve tramos de carretera con «puntos negros»

Ávila es la provincia que concentró más accidentes de tráfico en estas peligrosas vías

VALLADOLID Actualizado:

La red de carreteras del Estado presentes en Castilla y León registra nueve tramos —uno de ellos compartido con la Comunidad de Madrid— considerados como «negros» por presentar un riesgo elevado para la seguridad de sus usuarios. Éstos, ubicados en las provincias de Ávila, León, Soria, Zamora y Segovia, suman cerca de 130 kilómetros, y el situado entre Navaleno (Soria) y la provincia burgalesa, en la Nacional 234, es el más peligroso de la Comunidad y el decimotercero en el conjunto de España, según el informe EuroRap 2011 hecho público por el Real Automóvil Club de España (RACE) sobre la red de carreteras.Respecto al resto de provincias, Ávila es la que concentra más tramos de medio y alto riesgo. En total, cuatro. Dos de ellos se encuentran en la N-502, entre los puntos kilométricos 46,9 y 62,4, que unen las localidades de El Barraco y Cuevas del Valle, y 20,7 y 46,9, de Solosancho a El Barraco. Otro de los puntos peligrosos se ubica en la N-501, entre Aveinte y Chaherrero, desde el kilómetro 18,8 hasta el 32,1. El último de los tramos abulenses considerado de alto riesgo discurre entre los kilómetros 82,8 y 96,8 de la Nacional 403 entre de Madrid y El Tiemblo.

La siguiente provincia de la Comunidad que acumula mayor volumen de tramos considerados puntos «negros» es León. Uno de ellos comienza en el cruce de la N-6 con la Nacional 536, y se extiende a lo largo de 18,3 kilómetros hasta Carucero. El otro se ubica en la N-630, entre Villasimpliz y la capital leonesa. A ellos se suma otro en Zamora, entre los kilómetros 497,6 y 516,8, desde la localidad de Fonfría hasta Alcañices. La región comparte, además, otro tramo de riesgo con la Comunidad de Madrid. Se trata de 11,9 kilómetros que transcurren entre la Sierra de Guadarrama y San Rafael.

En total, los nueve tramos acumulan medio centenar de accidentes graves, seis de ellos mortales, y una intensidad de tráfico que varía entre los 2.034 vehículos que soporta la Nacional 502, entre El Barraco y Cuevas del Valle, y los más de 5.800 que transitan en los 18 kilómetros que separan Villasimpliz de Huergas.

Los 130 kilómetros castellano y leoneses considerados de elevado riesgo representan algo menos del 20 por ciento de las distancias con mayor peligrosidad del país. En total, se reparten por la geografía española 58 tramos de riesgo donde se producen cada año una media de 32 accidentes mortales que provocan 34 muertes anuales, y otros 135 accidentes graves que dejaron 178 heridos severos.

Reducción

En el trabajo se han considerado las vías con una intensidad media diaria por encima de los 2.000 vehículos al día, lo que según los autores del informe permite una mayor precisión de los resultados. Respecto al pasado 2010, el informe constata una reducción en los tramos de riesgo alto y medio-alto, pasando del 7,1 al 4,7 por ciento.

Así, en Castilla y León, respecto al año pasado, desaparece la elevada peligrosidad de la N-629 y la N-627, a su paso por Burgos; de la Nacional 625, en León; de la N-11 en Soria y de las nacionales 630 y 631, en Zamora. No obstante, el primer tramo de mayor peligrosidad se encuentra fuera de la Comunidad, entre los kilómetros 412,3 y 424,2 de la N-322.