Comenzando recarga
El primer puesto de recarga se instaló en Valladolid hace un año - F.HERAS

Comenzando recarga

Castilla y León ha iniciado la carrera para que sus calles lleguen a 2015 preparadas para los nuevos vehículos

valladolid Actualizado:

El pasado 6 de noviembre de 2010, el consejero de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León, Tomás Villanueva, anunció que para el año 2015 la Comunidad contara con 4.000 puntos de recarga, tres mil de ellos en domicilios particulares y el resto repartidos entre los aparcamientos y la vía pública. Comenzó en aquel momento una carrera de las ciudades de Castilla y León por adaptar sus calles e instalaciones a la llegada del nuevo vehículo.

Sin duda, las ciudades que más han trabajado por acelerar este proceso de adaptación han sido Valladolid y Palencia, que inmersas en el impacto mediático que tuvo la fabricación del Twizy en las factorías de Renault, dieron el primer paso en la instalación de puntos de recarga. En concreto, fue hace casi un año, el 15 de febrero de 2011, cuando se puso en marcha en la capital del Pisuerga la primera electrolinera. Ese fue el pistoletazo de salida para que se ampliara el número de estaciones de ambas provincias llegando a los 30 en Valladolid y a 10 en Palencia.

En el caso de la provincia vallisoletana, hay que sumar los 25 de que dispone el nuevo centro de Ikea situado en la localidad de Arroyo de la Encomienda, municipio que también ha encargado un estudio para la instalación de más sitios de recarga dentro del propio municipio.

Inversión privada

Otra de las ciudades que pueden presumir de disponer de al menos un punto de recarga son Burgos y Ávila. En el primer caso fue una empresa, concretamente APEX, la que decidió dar ejemplo colocando en sus propias instalaciones una de estas electrolineras. En el caso de Ávila, fue el pasado mes de noviembre cuando Cesvimap inauguraba el primer poste eléctrico de la ciudad.

Éstas son, hasta ahora, las localidades de Castilla y León que ya cuentan con expositores disponibles para la recarga del vehículo eléctrico, aunque no son las únicas que han empezado a prepararse para su llegada. Éste es el caso de la ciudad de Ponferrada, que hace unos días anunció que había llegado a un acuerdo con la empresa Indra para dotar al municipio de los medios necesarios para afrontar con éxito la expansión del vehículo eléctrico. Para ello, se creará una red de puntos de recarga públicos y privados, al tiempo que el Ayuntamiento promoverá la generación y el uso de las energías renovables para proporcionar suministro de forma total o parcial a esta estructura.

Otras provincias como Salamanca y León no cuentan aun con puntos de recarga en la vía pública,aunque sí disponen de los que ha instalado El Corte Inglés.

Segovia, Soria y Zamora son hasta el momento las únicas provincias de Castilla y León en las que circular con el vehículo eléctrico es una práctica imposible.

Primeras experiencias

Si la Comunidad quiere ser pionera en todo lo referente al vehículo eléctrico, no lo han sido menos algunos de los castellano y leoneses, que pese a las complicaciones que presenta en este momento circular con coche eléctrico han decidido dar el salto y ser los primeros en llevarlo a la práctica.

Fue el caso de un taxista de Valladolid, Roberto San José, que puede presumir de tener el primer taxi eléctrico de toda España. A esa iniciativa hay que sumar otras en las que vehículos híbridos han circulado por las vías y calles de la región, un ejemplo es el Mitsubishi iMiev que hace casi un año fue el primer coche eléctrico en pasear por las calles de Burgos.

Los congresos, ferias o estudios de las universidades de Castilla y León son otros de los pasos que se han venido dando en los últimos meses para hacer que la apuesta de la región por el vehículo eléctrico sea un éxito y que allá por 2015 se hayan cumplido las expectativas marcadas por Villanueva.