Brazos abiertos a más de 20.000 peregrinos
Jóvenes venden camisetas de la JMJ en Salamanca para recaudar fondos - D. ARRANZ

Brazos abiertos a más de 20.000 peregrinos

Las Diócesis castellano y leonesas ultiman los preparativos para recibir a miles de jóvenes en los días previos al encuentro con el Papa en Madrid

VALLADOLID / BURGOS/ ZAMORA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Religiosos, seglares, jóvenes y familias apuran los últimos días entre frenéticas reuniones, encuentros y jornadas para dejar todo preparado antes de que llegue el 11 de agosto, fecha en la que comenzarán los llamados DED (Días en las Diócesis), que hasta el próximo 15 de agosto permitirá a los peregrinos que participarán en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Madrid conocer otras ciudades, convivir con otros jóvenes cristianos españoles y dar testimonio de su fe.

Un total de 15.408 peregrinos repartidos en 596 grupos, según fuentes de la organización —más de 20.000 es el dato que manejan las diócesis castellano y leonesas—, casi 3.000 familias de acogida y más de 2.000 voluntarios son los números en Castilla y León de los próximos DED, un evento que comenzó oficialmente a celebrarse en la Jornada Mundial de la Juventud de 1997, que tuvo a París como ciudad anfitriona.

En plena cuenta atrás, ya se sabe que Ávila será la provincia que acoja a más peregrinos. Su cercanía a Madrid, lugar de encuentro con el Papa y su honda tradición religiosa —Teresa de Cepeda y Ahumada, más conocida como Teresa de Jesús, es una de las santas más conocidas fuera de las fronteras españolas— ha hecho que Ávila sea una de las Diócesis más codiciadas. Un total de 4.365 peregrinos han solicitado alojamiento en esta provincia, según explicó la pasada semana el secretario de Pastoral de la Diócesis abulense. Pabellones como el Polideportivo de San Antonio, colegios religiosos como La Milagrosa, las instalaciones de las Madres Clarisas o el propio Colegio Diocesano son algunas de las instalaciones que se habilitarán en la provincia para albergar a los jóvenes peregrinos, en su mayoría de origen francés (más de 1.500), aunque también los hay procedentes de los Países Bajos (129); Canadá (159); Italia (37); Reino Unido (45) y México (58). Ante la avalancha de peregrinos, el Obispado lleva meses tratando de impulsar el acogimiento familiar. Finalmente serán 137 familias las que acojan en sus casas a los jóvenes procedentes de los más recónditos lugares del mundo, a cuya solidaridad se suma la de 580 voluntarios que se encargarán de atender a los peregrinos y velar por el buen desarrollo de la programación.

Junto a Segovia, que acogerá a cerca de 3.000 peregrinos, otra de las Diócesis más solicitadas ha sido la de Burgos. Más de 5.000 peregrinos de una veintena de países pasarán en esta provincia tan vinculada al Camino de Santiago los días previos a la JMJ. Un total de 600 familias se han sumado a esta iniciativa y abrirán sus casas a los jóvenes peregrinos que se repartirán entre la capital burgalesa y las localidades de Aranda de Duero, Miranda de Ebro y Medina de Pomar. Además, se han habilitado colegios de la Diócesis, tres polideportivos cedidos por el Ayuntamiento de la capital y la base militar de Castrillo del Val, donde permanecerán un grupo de franceses que llegarán realizando un rally de coches antiguos.

Torre de Babel

Agustín Burgos, delegado diocesano de Juventud y responsable de la organización de los DED, valora positivamente la respuesta de los burgaleses y destaca que la ciudad se convertirá en una «torre de Babel» con peregrinos llegados de distintos países africanos, Canadá, Paquistán, Polonia, Latinoamérica o China, que contará con un numeroso grupo de más de doscientos, a quienes se dirigirá en su idioma el arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, durante la misa de envío en la Catedral.

Para que la diversidad de idiomas no sea un inconveniente, la Diócesis de Burgos ha editado una guía informativa en francés, alemán e inglés, aunque desde el Obispado se tiene claro que «el lenguaje de signos y el cariño es internacional».

León, otra de las provincias castellano y leonesas más vinculadas al Camino de Santiago, acogerá en los días previos a la JMJ a 1.800 jóvenes procedentes de 22 países que recibirán la ayuda de más de un centenar de voluntarios. A ellos se sumarán los mil peregrinos que viajarán hasta Astorga y Ponferrada, a los que brindarán apoyo unos 200 voluntarios y 145 familias, que desinteresadamente han abierto sus casas a 346 jóvenes.

Una cordialidad a la que también se suma la Diócesis de la capital del románico. «¡Bienvenidos a Zamora! Durante unos días vais a estar en nuestra Diócesis, a conocerla y a conocernos un poco. La Iglesia de Cristo que peregrina en Zamora tiene grandezas y penurias similares a la de cualquier otro lugar, pero también tiene sus pequeñas peculiaridades que queremos mostraros!», reza el primer párrafo de la carta de bienvenida que el director del Secretariado Diocesano de Pastoral Juvenil zamorana, Juan Carlos López, ha enviado al millar de jóvenes que viajarán hasta esta provincia. La Diócesis ha conseguido que todos los jóvenes vivan la experiencia en la calidez de un hogar. Los peregrinos residirán en hogares de Zamora, Benavente y los arziprestazgos de Aliste-Alba, El Pan, El Vino y Toro-La Guareña. En total, 500 familias abrirán sus casas para recibir a jóvenes de Portugal, EE.UU., Inglaterra, Ecuador, Francia, Islas Fiji, Italia, Polonia y Pakistán.

«La fiesta de la fe»

Éstos también serán algunos de los lugares de procedencias de los peregrinos que se desplazarán hasta la provincia vallisoletana a vivir lo que su arzobispo, Ricardo Blázquez, ha denominado «la fiesta de la fe». En total serán 1.260 jóvenes de 23 nacionalidades, algunos de lugares tan lejanos como Tailandia o Tanzania, los que disfruten de los DED en Valladolid, ayudados por 152 voluntarios —«gente joven implicada en las distintas actividades de la iglesia»— y las 350 familias que abrirán las puertas de su casa a 800 peregrinos.

Su condición de ciudad universitaria ha hecho de Salamanca otra de las provincias más atractivas. Con 3.000 plazas fijadas, su Diócesis ha cubierto el cupo y sus peregrinos serán acogidos por 500 familias salmantinas y 35 casas de religiosos tanto de la capital como de los pueblos. En Soria esperan la llegada de 2.000 peregrinos, en Ciudad Rodrigo, alrededor de 350 y en Palencia, algunos menos, «alrededor de 400», detalla el vicario general Antonio Gómez. «Nos habíamos preparado para recibir unos 2.000. Llegamos a contabilizar unos 1.700, aunque quizá nos confundieron con Valencia y luego se echaron para atrás con el frío», bromea Gómez, para quien los peregrinos supondrán «una ola de aire fresco» en una Diócesis pequeña como la suya.