«Las avionetas son mucho más seguras que cualquier otro medio»
El aeródromo vallisoletano de La Matilla cuenta actualmente con 31 avionetas - F. BLANCO

«Las avionetas son mucho más seguras que cualquier otro medio»

Los recientes siniestros han puesto en entredicho la seguridad de estos aparatos. Responsables de aeródromos de la región los defienden

valladolid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Durante el mes de junio los medios nacionales se hicieron eco de dos accidentes mortales de avionetas, uno en Asturias y otro en Cataluña. También la localidad segoviana de El Espinar fue testigo de otro siniestro protagonizado por este aparato donde sus ocupantes, dos personas de nacionalidad francesa, resultaron heridas de gravedad. Estos tristes acontecimientos han llegado a poner en entredicho las medidas de seguridad de las avionetas y replantear los requisitos que hay que cumplir para poder manejarlos con suficiente fiabilidad.

ABC se ha puesto en contacto con varios aeródromos de Castilla y León para conocer su opinión sobre la confianza que despiertan estos aparatos y saber más sobre las condiciones y requisitos que tienen que reunir todos aquellos que quieran poder pilotar algunas de estas naves.

El gerente del aeródromo de La Matilla (Valladolid), Manuel Pérez lo tiene claro: «Las medidas de seguridad son perfectas y no hace falta modificar nada». En este sentido señala que el accidente ocurrido en Asturias se debió a «una imprudencia de los pilotos que quisieron seguir volando, pese a que les informaron de que no acompañaban las condiciones meteorológicas», y es que el tiempo es el mayor contratiempo que se pueden encontrar estos aparatos.

De la misma opinión es el encargado del aeródromo de Air Marugán en Segovia, José Antonio Garvia, que recuerda que «pese a que llame la atención a los medios este tipo de accidentes, el porcentaje de sucesos en la aeronáutica es muy inferior al de cualquier otro medio de locomoción», por lo que también es partidario de no retocar ni aumentar nada en materia de seguridad.

Vuelos en la Comunidad

Según los datos que recoge la Agencia Estatal de Seguridad Aérea en Castilla y León hay catorce aeródromos o escuelas de vuelo registradas. En cuanto a las zonas habilitadas para el vuelo en la Comunidad Autónoma, en un principio «son todas, siempre que se cumplan las normativas, aunque —matiza Pérez— normalmente son vuelos de placer, deportivos que tienen la salida y la llegada en el mismo campo de vuelo».

El aeródromo de La Matilla cuenta actualmente con 31 aviones, incluyendo el utilizado por la escuela, si bien el número de vuelos que sale cada día de estas instalaciones «depende mucho de las condiciones meteorológicas», explica su gerente.

El espacio segoviano de Air Marugán tampoco cuenta con un número fijo de vuelos diarios, que ronda los mil al año. Estas instalaciones situadas a 28 kilómetros de la ciudad del Acueducto cuentan en la actualidad con una veintena de naves que se reparten entre la escuela de vuelo, los de alquiler y los que son de propiedad privada. Mientras, en La Matilla, la mayoría de aparatos pertenecen a particulares que en su día se sacaron un carné y se compraron una avioneta, una adquisición cuyo coste va de los 40.000 a los 100.000 euros.

El precio para obtener el permiso de piloto para avionetas «ronda los 3.500 ó 3.700 euros» y los requisitos necesarios para lograrlo pasan, según detalla Manuel Pérez, por realizar 20 horas de vuelo, además de clases teóricas. La velocidad que pueden llegar a alcanzar estos aparatos es de 250 kilómetros por hora y su autonomía de vuelo ronda el millar de kilómetros. Aunque el perfil de los pilotos puede llegar a ser de lo más variopinto, en general, explica el gerente de La Matilla, es «gente joven». No obstante, «también hay mayores de 50 que deciden a dar el paso».

Impacto de la crisis

La crisis económica está afectando al sector, así lo subraya, al menos el gerente de La Matilla, que pone como ejemplo el número de alumnos de su escuela, que en los últimos dos años «ha pasado de catorce a dos». Sin embargo, no ha notado tanto la crisis Air Marugán, ya que como explica Gavia «llevamos abiertos desde 2007», por lo que se puede decir que «empezamos en periodo de crisis». Para combatir esta situación, La Matilla cuenta con el recurso de los extranjeros que aprovechan esta época para realizar «tours» de vuelo por España.