Las aspirantes a la Capitalidad buscan acciones culturales conjuntas

Burgos y Segovia no recurrirán la elección de San Sebastián, pero pedirán explicaciones

BURGOS / VALLADOLID Actualizado:

La polémica elección de San Sebastián como Capital Europea de la Cultura en 2016 continuó ayer dejando una cascada de reacciones en las cinco ciudades perdedoras. También en las dos castellano y leonesas, Burgos y Segovia, que si bien no piensan recurrir la decisión del jurado como ha anunciado el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, lo que sí se están planteando es pedir explicaciones al comité internacional de selección, así como otro tipo de acciones conjuntas con el resto de aspirantes, como podría ser la creación de redes de colaboración o una programación cultural compartida, a semejanza de la iniciativa llevada a cabo por las ciudades inglesas que en 2008 perdieron ante Liverpool.

En este sentido se pronunció ayer el Ayuntamiento de Burgos, que pedirá explicaciones tanto al comité de selección como al Ministerio de Cultura sobre los motivos para elegir a San Sebastián. Tras reunirse con los portavoces de todos los grupos, el alcalde Javier Lacalle anunció, coincidiendo con el día grande de las fiestas patronales, que realizará una «petición formal» para que se den las explicaciones oportunas ya que, en su opinión, las propias palabras del presidente del jurado, Manfred Gaulhofer, ponen de manifiesto que no sólo se tuvieron en cuenta criterios culturales.

Al respecto, Lacalle recordó que Gaulhofer habló «en términos de convivencia y de superar conflictos» lo que para el edil burgalés «es evidente que era más que hablar del ámbito cultural».

A pesar de esta consideración, el alcalde de Burgos consideró que el camino a seguir a partir de ahora «no son las impugnaciones» que han anunciado algunos alcaldes como el de Zaragoza. Lacalle no descartó que el tema pueda tratarse en la reunión de la Asociación del Plan Estratégico de la ciudad aunque, en su opinión, un posible recurso no prosperaría y, en su opinión, hay que mirar hacia el futuro. Para hacerlo, Lacalle señaló ayer que se tendrán en cuenta «posibles acciones conjuntas» con las otras cinco ciudades que llegaron a la final de la candidatura por la capitalidad europea de la cultura pero, en todo caso, Burgos «desarrollará su propio proyecto» que se presentará oficialmente la próxima semana, en cuanto terminen las fiestas de San Pedro y San Pablo. El objetivo es que el espíritu r-evolucionario que ha marcado la candidatura y la unidad cultural conseguida en la ciudad continúe a pesar de no haber conseguido ser capital europea de la cultura en 2016.

Al igual que la capital burgalesa, Segovia, que tampoco se plantea recurrir, tiene previsto seguir desarrollando sus planes culturales, según indicó ayer en un comunicado la Oficina de la candidatura. En sus más de cinco años de trabajo, la organización ha puesto en marcha varios proyectos fundamentales para el desarrollo cultural de la ciudad, como un Plan Estratégico de Cultura, el plan de contenidos de La Cárcel-Centro de Creación, la plataforma de Voluntariado Cultural o el Festival «Noche de Luna Llena», que según sus organizadores han apuntado la capacidad de la ciudad para seguir avanzando.

Resultado «injusto»

Ayer lo recordó también el líder socialista Óscar López, quien calificó de «injusto» el resultado, al tiempo que —matizó— no se puede abstraer abstraer del cambio político producido en el Ayuntamiento vasco, y que tenía que haber sido tenido en cuenta. No obstante, López animó a los segovianos a «llevar la cabeza bien alta, pues Segovia seguirá siendo una capital cultural». Algo en lo que coincidió la consejera Alicia García.quien ve a las dos ciudades castellano y leonesas como capitales de cultura.