Raquel Sanz, junto a familiares, a la salida del juzgado de Sepúlveda, en una imagen de archivo
Raquel Sanz, junto a familiares, a la salida del juzgado de Sepúlveda, en una imagen de archivo - ICAL

La viuda de Víctor Barrio, tras vencer en el Supremo a la edil valenciana: «Lo más doloroso es que ni se ha disculpado»

Raquel Sanz dice sentirse aliviada después de que el Supremo ratificara la condena a la concejala Datxu Peris por intromisión al honor, un fallo que cree aún más contundente y que deja claro que hubo delito

H. D.
ValladolidActualizado:

Raquel Sanz, la viuda de Víctor Barrio, candidata popular al Congreso por Segovia, ha manifestado sentirse aliviada tras la sentencia conocida ayer del Tribunal Supremo, que viene a ratificar la condena de la Audiencia Provincial de Segovia a la edil valenciana Datxu Peris, por intromisión al honor por los mensajes ofensivos y vejatorios que sufrió tras la trágica muerte de su marido. Para Sanz, cada fallo ha sido más contundente que el anterior «y deja más claro que hay delito» porque en su opinión, ya no se trata de «límites a la libertad de expresión» sino de acciones, en este caso expresiones, que se han comprobado que son «actos delictivos y que por ellos hay que pagar».

Periodista y experta en comunicación digital, ve imposible poner coto a las redes sociales para evitar casos como el suyo -sigue recibiendo insultos y amenazas-, y más en un medio en el que «hay más libertad» si cabe que en la calle porque muchas veces la gente se esconde bajo el anonimato «que luego no es tal, porque la Policía tiene sus herramientas para comprobar quién está detrás de una cuenta». No obstante, considera que el único mecanismo a priori «es la educación de la sociedad y empatía con nuestros semejantes».

A la espera aún de que salga la fecha del juicio contra el profesor de Valencia que celebró la muerte del torero segoviano, Raquel Sanz sólo desea que todo termine cuanto antes -la edil valenciana, concejala no adscrita del municipio valenciano de Catarroja y ex perteneciente a la marca blanca de Podemos, aún puede acudir al Constitucional- y lo que más le «duele» es que la concejala ni siquiera se haya disculpado. «Antes de empezar todos los juicios y la vista nuestros abogados intentaron llegar a un acuerdo, que pidiese perdón y se retractase y se negó, incluso cuando los medios le preguntaron a la entrada del juicio en Segovia si se arrepentía volvió a decir que no». «Eso es lo más doloroso», insiste Sanz, sobre todo, porque «hubo un daño a unas personas en la situación más difícil de su vida». «¿Qué empatía tienes con el ser humano cuando eres incapaz de arrepentirte si te están diciendo que has ofendido?», se pregunta la viuda del torero segoviano y ahora número 2 en la candidatura popular al Congreso por Segovia.