Imagen difundida por el Museo de la Biblioteca Nacional de Laura Luelmo y sus caricaturas
Imagen difundida por el Museo de la Biblioteca Nacional de Laura Luelmo y sus caricaturas

Viajera, alegre, estudiosa y comprometida: Así era la profesora Laura Luelmo

«Te enseñan a no ir sola por sitios oscuros en vez de enseñar a los monstruos a no serlo, ese es el problema», retuiteó en sus redes sociales

Bernardo Montoya, detenido por el asesinato de Laura Luelmo, confiesa el crimen

ZamoraActualizado:

La joven profesora Laura Luelmo, cuyo cadáver fue encontrado ayer en El Campillo (Huelva), era una mujer viajera, alegre, estudiosa y comprometida, según recuerdan familiares y compañeros de trabajo de esta zamorana de 26 años amante del dibujo y la ilustración.

Hija de padres funcionarios, él ingeniero agrónomo en Agricultura de la Junta de Castilla y León en Zamora recién jubilado y ella trabajadora en el servicio de Empleo de Zamora, Laura Luelmo estudió al igual que su hermano y su hermana en el colegio Sagrado Corazón de Jesús de Zamora.

Posteriormente hizo Bellas Artes en la Universidad de Salamanca y allí descubrió sus dotes como caricaturista y retratista y la vocación por el dibujo que le llevó a cubrir la plaza de profesora de Plástica en el instituto Vázquez Díaz de Nerva (Huelva) al que llegó la semana anterior a su desaparición.

Durante su etapa de estudios de graduado en Salamanca tuvo la oportunidad de participar en un intercambio con la universidad mexicana de las Américas de Puebla y compatibilizar sus dos pasiones: la pintura y viajar, tal y como señaló en su perfil de la red Linkedin.

Tras concluir sus estudios universitarios, Laura Luelmo continuó su formación y para ello no le importó viajar a otros lugares de España como Valencia, donde hizo un máster para especializarse como profesora de Secundaria y Bachillerato en dibujo.

Fue en esta etapa cuando en su perfil de Twitter, en la que el último mensaje que aparece fue con motivo de la celebración del 8-M, retuiteó una frase que pone de relieve su compromiso con la igualdad y contra la violencia machista: «Te enseñan a no ir sola por sitios oscuros en vez de enseñar a los monstruos a no serlo, ese es el problema».

La profesora zamorana también recaló para completar su formación en Madrid, donde cursó un máster en diseño y hace dos años mostró su habilidad como caricaturista durante unas jornadas de puertas abiertas en la Biblioteca Nacional de España.

Tras realizar diversos trabajos como ilustradora, diseñadora y fotógrafa, Laura Luelmo decidió orientar su trabajo hacia la docencia y para ello preparó las oposiciones de profesora, que consiguió aprobar, aunque sin plaza.

Por ello, no dudó en incorporarse como docente al colegio concertado Nuestra Señora del Rocío de Zamora para cubrir una sustitución por baja por maternidad. En este centro del barrio de San José Obrero de Zamora estuvo Laura Luelmo hasta que hace unas semanas la llamaron para cubrir una vacante en la localidad onubense de Nerva.

Pese a que irse a Huelva significaba dejar de estar cerca de su familia y de su novio, un piloto de motocross de Villabuena del Puente, Laura Luelmo aceptó marcharse a más de quinientos kilómetros de distancia de su ciudad con el fin de seguir en la bolsa de empleo de docentes de Andalucía.

A finales de noviembre se despidió de sus compañeros del colegio zamorano y unos días después, el pasado 4 de diciembre, se incorporó al instituto de Nerva.

Unos días más tarde, por mediación de otra compañera profesora, se instaló en la casa de El Campillo de la que salió el pasado día 12 a primera hora de la tarde, para salir a correr antes de su desaparición que ayer concluyó con el trágico hallazgo de su cuerpo.