Multitudinaria manifestación celebrada el pasado 6 de septiembre en León a favor de Vestas
Multitudinaria manifestación celebrada el pasado 6 de septiembre en León a favor de Vestas - ICAL
Economía

Vestas sólo garantiza unas cincuenta recolocaciones fuera de España

La Junta advierte de que no habrá acuerdo «sin una alternativa industrial que garantice el empleo»

ValladolidActualizado:

La dirección de Vestas y el comité de empresa de la planta eólica de Villadangos del Páramo (León) continuaron ayer con las negociaciones para el cierre, en las que la multinacional danesa sólo asume la recolocación de «unos cincuenta operarios» y fuera de España, al no contar con vacantes en las fábricas de Lugo (Galicia) y Ciudad Real (Castilla La Mancha).

Según informaron a Efe fuentes sindicales, al margen de «otros diez o doce trabajadores que tienen más de 55 años y podrían optar a una prejubilación, el resto de los 362 integrantes de la plantilla se enfrentaría a un despido puro y duro». En la pasada reunión, la dirección de Vestas anunció a los representantes de los trabajadores que la salida de los operarios de la planta leonesa se produciría entre el 8 de octubre y el 31 de diciembre de este año, lo que se ratificó ayer. También se abordaron nuevos informes técnicos con los que la empresa quiere justificar el cierre, que los sindicatos están pendientes de «estudiar en profundidad».

«No hay garantías»

Así las cosas desde el Gobierno regional no quieren hablar de acuerdo nide principio de acuerdo. La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, se mostró así de rotunda al ser preguntada por el resultado de la reunión que un día antes habían mantenido en sede ministerial Gobierno, Junta y sindicatos con representantes de la empresa Vestas ante el inminente cierre de la planta en Villadangos del Páramo (León). Del Olmo insistió ante los medios en que no habrá ningún principio de pacto con la multinacional danesa hasta que la empresa «de marcha atrás» o «busque una alternativa industrial que dé cobertura a los mismos puestos de trabajo que va a destruir» con el fin de restablecer la capacidad productiva de León.

Del Olmo, que anunció para hoy una próxima reunión en la misma sede del Ministerio de Industria, apuntó que en el caso de que la empresa no fuera capaz de hallar esa alternativa industrial que le requiere la Junta, «lo que tiene que hacer es dejar un fondo a disposición de la Fundación Anclaje para que ésta pueda buscar una alternativa» junto al Ministerio de Industria. La consejera detalló que lo único que pudieron sacar el miércoles del encuentro con los representantes de Vestas fue su intención de «esforzarse» en buscar una alternativa industrial, lo que «no es ninguna garantía para la Junta», y más, a juicio de la dirigente regional, cuando la empresa ha dado muestras de que «no es de fiar».

En términos parecidos se manifestó la portavoz de la Junta y consejera de Agricultura, Milagros Marcos, al término del Consejo de Gobierno. Con un tono más vehemente que su compañera de Gabinete, Marcos rechazó las manifestaciones de responsables ministeriales en el sentido de que había un principio de acuerdo. «Vestas no ofreció nada así que no había nada que firmar», insistió, al tiempo que advirtió de que «no le vamos a dar un cheque en blanco». «Si no hay garantía para mantener los puestos de trabajo no habrá acuerdo», añadió. Y esa condición pasaría por buscar una alternativa para garantizar el empleo. «Han tenido más de 800 millones de euros de beneficio así que pongan dinero encima de la mesa y el plan de industrialización lo hacemos nosotros», apuntó la portavoz de la Junta y dejó claro que «no vamos a consentir que se vayan de rositas».

Milagros Marcos se mostró dispuesta a que continúe el entendimiento entre el Ministerio, la Junta y los sindicatos, a pesar de las diferencias que se evidenciaron tras el encuentro del miércoles. «Por nuestra parte no se van a resentir las relaciones», aseguró.