En versión original

Actualizado:

MÚSICA

«Metrópolis»

Obra fílmica de Fritz Lang y banda sonora de Gottfried Huppert. Agrupación: Orquesta Sinfónica de Castilla y León. Director: Winfried Mitterer. Lugar: Centro Cultural Miguel Delibes. Valladolid.

ROSA SANZ HERMIDA

La proyección de «Metrópolis» con la ejecución en directo de la música original de Gottfried Huppert por la Orquesta Sinfónica de Castilla y León ha sido el gran regalo de esta 53 Seminci al numeroso público que acudió el Auditorio de Valladolid. Los organizadores del evento pueden estar más que satisfechos con dicha velada, inolvidable, en la que todo salió a pedir de boca, con una excelente calidad en el visionado del filme y en la sonoridad de la música.

Los avatares de la reconstrucción de la mítica película de Fritz Lang, felizmente concluidos con el reciente hallazgo -julio de 2008- de varios minutos de metraje inéditos (ofrecidos a los espectadores en la sesión matinal), explican el interés y la singularidad de esta iniciativa. Es la primera vez que se ve en Europa esta versión, sin duda la más fiel al original.

Lo primero que hay que destacar de esta gran «banda sonora» es su absoluta consonancia con el discurso fílmico, algo verdaderamente meritorio -y novedoso- para su tiempo, el año 1926. La música de Huppert no es una mera ilustración o acompañamiento, sino parte de su expresión lingüística (sonora). Huppert caracteriza personajes, escenarios y situaciones con leitmotiv y materiales temáticos de forma análoga a como hace Lang en la dirección escénica. El texto sonoro experimenta, en este sentido, los mismos contrastes que el visual en su pintura del mundo «superior» (la ciudad futurista) y el «inferior» (la ciudad subterránea) a través de los cambios rítmicos y, sobre todo, de una eficaz planificación de la paleta tímbrica, sumamente rica. Las citas musicales, son sabiamente explotadas por el compositor para intensificar la acción dramática. La obra de Huppert es un auténtico derroche de imaginación, ideas y recursos estilísticos. Gottfried Huppertz supo extraer la fuerza y potencialidad expresiva de la partitura con una dirección brillante, un buen empaste instrumental y una casi perfecta sincronización con la pantalla.