Valladolid y Zamora aburren a la afición en el maltrecho césped de Íscar

Actualizado:

PACO IZQUIERDO

ÍSCAR (VALLADOLID). El Real Valladolid venció al Zamora por 1-0 en el campo municipal de San Miguel de la localidad vallisoletana de Íscar en un partido aburrido en el que no se notaron en el campo las diferentes categorías en las que militarán cada equipo esta temporada.

El inicio del partido fue de color rojiblanco, los de Balta dejaban que el Valladolid tuvieran el control del esférico pero salían con más peligro a la contra. Aún así, cumplido el primer cuarto de hora un pase interior de Aduriz habilitaba a Carmona dentro del área para batir con un lanzamiento cruzado a Vilches. Era el 1-0, y aunque no hacía justicia al juego visto en el maltrecho césped iscariense, hacía que el conjunto de Marco Alonso comenzara a dominar.

El primer remate con peligro de los zamoranos llegó en el minuto 26 con un lanzamiento desde fuera del área grande de Juanfer que despejó Bizzarri para que el posterior remate de Diego se fuera alto. Dos minutos después era el Valladolid quien gozaba de su oportunidad con un tiro de falta de Ramis que se fue alto.

En el minuto 30 una internada de Xaco por la derecha y su posterior centro al área provocó que casi se cantara el gol, pero Mario estuvo providencial en el cruce para despejar el balón a saque de esquina. A partir del minuto 35 el juego se endureció, por lo que Marcos Alonso optó por sustituit a Aduriz después de que este abriera la ceja a Pepe de un codazo. El propio Pepe tuvo que dejar el terreno de juego para que Cristóbal ocupara su lugar.

Más de lo mismo

Cuando se llegaba al final de la primera entrega del choque, Sousa pudo colocar el 2-0 en el marcador pero su remate desde el punto de penalti fue flojo a las manos del guardameta zamorano.

En la segunda parte el carrusel de cambios de los dos equipos dio esperanzas a los aficionados para presenciar algo distinto. Pero no fue así.El calor reinante hizo mella en todos los jugadores y no se vio un gran espectáculo. Pese a ello las premisas fueron las mismas que en el arranque del partido y la primera oportunidad fue para el rojiblanco Diego Herrera merced a un lanzamiento lejano que pasó rozando el poste.

Incluso Xaco, en el minuto 51, lanzó un centro envenenado desde la derecha que sacó Lledó cuando ya se colaba el balón dentro de su portería. La primera ocasión blanquivioleta tuvo que esperar al minuto 53 en un mano a mano de Losada con Dani que debido a la incapacidad manifiesta del delantero acabó en las manos del arquero.

Desde ese momento apenas hubo fútbol y las ocasiones se contaban con cuentagotas. Por aportar alguna, Diego Herrera probó de nuevo fortuna desde lejos en el minuto 67, pero su lanzamiento llegó franco a las manos de Lledó. En el minuto 73 llegó la ocasión más clara de los pucelanos. Un contragolpe de Víctor y Llorente permitía que el ariete llegara con franquicia al área pequeña zamorana, pero su remate no encontró la portería.

Tres minutos después un remate de cabeza de Curbelo a la salida de un saque de esquina botado por Víctor dio por finalizado el cupo de ocasiones vallisoletanas.

Lo mismo que le pasó a Ballesteros por parte rojiblanco en el minuto 77. Y es que el buen hacer de Abel y Chus Herrera en el centro del campo sirvió para que los rojiblancos tuvieran más el balón que su rival. Pese a ello las ocasiones no fueron tan claras como en la primera parte. Mientras tanto en el bando pucelano sólo se salvó el gran partido realizado por Chema Jiménez.