El Campo Grande será una de las zonas que se dejarán de regar
El Campo Grande será una de las zonas que se dejarán de regar - ICAL
Sociedad

Valladolid deja de regar el 72% de sus zonas verdes por la sequía

Las restricciones aprobadas por la CHD afectan a 216 de las 300 hectáreas de jardines

ValladolidActualizado:

La sequía también se deja notar en las ciudades. Es el caso de Valladolid, donde la mayor parte de sus jardines ya no podrán ser regados artificialmente. Lo mismo que para las tierras de labor. El pasado 14 de junio la comisión de la seguía de la CHD (Confederación Hidrográfica del Duero) declaró el fin de los riegos en las tomas directas de los ríos Carrión, Duero y Pisuerga, aguas abajo de este último, también están afectadas las irrigaciones de jardines y zonas verdes con captaciones directas en estas zonas. Y Valladolid es una de ellas. Así que desde esta semana, adiós a la actividad de los aspersores en la mayor parte de los espacios verdes. De las 300 hectáreas, 216 se quedarán sin recibir una gota más de agua hasta que la situación mejore o las nubes decidan descargar.

Así lo dio a conocer ayer la concejala de Medio Ambiente, María Sánchez. Las zonas afectadas, un 72% de las áreas verdes de la ciudad, son las que cogen agua del Pisuerga y del Canal del Duero. Sí continuarán los riegos en los que se nutren con agua potable y del Canal de Castilla. «Lamentamos» que por no regar la mayoría con agua potable tenga que realizar estas restricciones, dijo Sánchez.

Aún así, el Ayuntamiento de Valladolid tiene autorización de la CHD para, por motivos de «salubridad» y «seguridad» realizar riegos puntuales, por ejemplo, en la zona de la playa de las Moreras en las próximas fiestas o si se aprecia riesgo de incendios. Además, también está abierta la posibilidad de regar cada quince días en puntos concretos en caso de que la sequía persista.

«Al final valoraremos los daños» y los costes de esta medida, apuntó la edil de Valladolid Toma la Palabra (IU), quien subrayó que la Confederación ha asegurado que el abastecimiento humano está asegurado. Y es que, como le reconocieron desde el organismo de cuenca, «desde finales de los 80 no había un sequía tan prolongada». Ya desde primavera, se bajó el riego a días alternos. Ahora, también se reducirá en las zonas en las que sí se puede mantener. Pese a esta restricción en el riego, sí se mantiene el baldeo de calles.

Palencia, agua reciclada

Palencia, otra de las ciudades que «bebe» del Carrión, uno de los ríos con el caudal más bajo, no adoptará medidas especiales, porque ya desde que recibió el aviso en abril de la delicada situación actuó. Así, ya ha reducido el consumo de agua para la limpieza de calles, mientras que para el riego de jardines están utilizando agua reciclada.