David García Montes, en su toma de posesión como alcalde de la localidad zamorana
David García Montes, en su toma de posesión como alcalde de la localidad zamorana - Ical

David García Montes, alcalde de Vox en Roales del Pan: «De ultra no tengo nada»

Fue el concejal que menos sufragios recibió en el municipio zamorano, pero un acuerdo con los ediles del PP y uno ya expulsado del PSOE le hizo primer edil

ZAMORAActualizado:

Con sólo 59 votos, David García Montes fue el concejal que menos sufragios recibió en Roales del Pan (Zamora), pero un acuerdo con los ediles del PP y uno ya expulsado del PSOE le hizo alcalde de este municipio de poco más de 900 habitantes del alfoz de Zamora, el único de Castilla y León con un regidor de Vox.

-De toda Castilla y León es el alcalde elegido con menos porcentaje de voto en las urnas (11,8%). ¿Cómo explica que le hayan nombrado a usted alcalde pese a ser el menos votado de todos los ediles del ayuntamiento?

-Es una decisión de los propios concejales electos. Aquí lo que se ha valorado no han sido los votos sino la capacidad de gestión. Dado el retraso que tenemos ahora en el pueblo se ha buscado a una persona que tenga don de gentes, que sepa trabajar y que tenga experiencia en la gestión de equipos y en la gestión empresarial. A fin de cuentas, un ayuntamiento no deja de ser una empresa.

-Una de sus primeras medidas ha sido doblarse el sueldo del alcalde para cobrar catorce pagas anuales de 1.282 euros brutos por una dedicación a tiempo parcial de quince horas semanales ¿no le parece excesivo para un ayuntamiento tan pequeño?

-Ese dato es muy parcial porque lo que se ha hecho es quitar el sueldo del teniente de alcalde. Si se suman esas cantidades el sueldo lo hemos bajado. Además un alcalde no son solo las quince horas de trabajo también las que estás al teléfono, en reuniones o a atender a vecinos...y la devoción también tiene que estar.

-¿Cómo son las relaciones con el edil del PSOE, que le votó como alcalde y luego ha sido expulsado del grupo socialista?

-Ese concejal es una persona que ha vivido, vive y morirá como un socialista pero que le quieran echar del PSOE es complicado porque no es afiliado. Lo conozco desde hace tiempo y me parece una bellísima persona.

-¿No teme incumplir la Ley de Memoria Histórica al tener Roales del Pan una calle dedicada al fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera?

-Esa calle se ha llamado así siempre, creo que en su día se preguntó a los vecinos si le querían cambiar el nombre y dijeron que no y si el pueblo no quiere no pienso actuar, salvo que me lo indiquen otras instancias. La Ley de Memoria Histórica se ha politizado y se intenta borrar algo de la historia. Que sea bueno o que sea malo, yo ahí no entro, pero ni es tan malo ni es tan bueno. No tenemos intención de cambiar el nombre de la calle, tengo cosas mucho más prioritarias, más importantes que el cambio de una calle, que no deja de ser un teatro y una parafernalia.

-¿Comparte los postulados de su formación y el que sea encasillada como de ultraderecha?

-Lo de ultraderecha es el mantra que ha cogido el Partido Socialista y toda la izquierda para intentar cuestionarnos. Yo de ultra no tengo nada. Soy un padre de familia y una persona muy coherente y de hablar con los demás. Los planteamientos de mi partido son liberales, básicamente lo que dice es bajar impuestos y ayudar a las familias a salir adelante. Pero se ha transformado todo, como lo de que queremos armas.

-¿No tendrían que ser proporcionales los medios de defensa?

-Yo ahí soy muy radical. El hecho de que una persona vaya a hacer daño a tu casa tiene unas consecuencias.

-¿Ve normal que su partido intente equiparar la violencia machista con otros tipos de violencia en el ámbito familiar?

-Yo tengo una hija y un hijo y me preocupan ambos. Lo que no me parece normal, que lo he vivido en mis propias carnes con un familiar, que te denuncien por malos tratos, pases la noche en el calabozo, salgas de tu casa con las esposas delante de tus hijos y luego al final se archive el caso porque no había pruebas. No me parece normal que una pareja esté discutiendo, la mujer suelte un guantazo y no le pase nada y el hombre, simplemente por el hecho que digan que le ha intentado agredir -a la mujer- pase la noche en el calabozo. Me parece que la lucha feminista se ha politizado, se están cargado la unidad familiar y enfrentando a hombres contra mujeres.

-¿La nueva Corporación va a cumplir con los pagos anuales que acordó abonar al Ayuntamiento de Zamora por la deuda del saneamiento de las aguas residuales?

-Con el alcalde de Zamora tengo una relación bastante fluida y no sólo hemos ratificado eso, sino que además se va a estudiar la posibilidad de que nos incluya en el alfoz para incrementar el grado de servicios a Roales a través de ese hermano mayor que sería Zamora en temas como el abastecimiento de agua o el transporte público.

-¿Ha sido un obstáculo que el alcalde de la capital sea de IU y usted de Vox?

-Paco Guarido es una persona muy sensata y la política local no tiene que ver con la nacional. Lo que tenemos que hacer es unirnos, es algo que echo en falta en el planteamiento de nuestro país, donde parece que si la otra persona es de otra ideología ya es el diablo. Yo tengo planteamientos completamente diferentes a los de Paco pero nos respetamos y cuando hay que tirar del pueblo para adelante es mucho más lo que nos une que lo que nos separa.

«La ley ahora mismo mira más por el delincuente que por las personas normales»

-¿Qué opina sobre que los los líderes nacionales de su partido defienden que una persona pueda tener un arma en su casa para defenderse?

-Lo que han dicho es que tenga derecho a defenderse. Abascal lo dejó muy claro. ¿Es que no podemos defendernos en nuestra casa? Tenemos el caso ahora de Borja -el joven malagueño condenado por el homicidio imprudente de un atracador- que va a ir a la cárcel y pagar 180.000 euros de indemnización. Eso es absurdo. Si a mi me entrar a robar o a hacer daño a mis hijos me tendrán que matar porque el primero que va a matarles soy yo a ellos, ya que en ese momento no piensas, actúas por el bienestar de tu familia. La ley ahora mismo parece que mira más por el delincuente que por las personas normales y eso es lo que Vox dice, recuperar las tradiciones, que tu tengas derecho a defenderte con los medios que tengas. En el momento que entran en tu casa han invadido tu intimidad.