ICAL
Empresas

Todos a una por la minería

El Clúster para la Minería Sostenible, que integra ya cerca de 40 empresas, quiere aprovechar el «alto valor minero» de la Comunidad para transformarlo en oportunidades

Actualizado:

Es Icamcyl (Centro internacional de materiales avanzados y materias primas) quien se encuentra detrás del impulso a un proyecto: el Clúster para la Minería Sostenible y Servicios Asociados de la Península Ibérica, que se constituyó el pasado 23 de julio y que, según confirma el director general de la Fundación Icamcyl y del propio Clúster, Santiago Cuesta, «no nace por accidente, sino para resolver un problema local dentro de un contexto internacional favorable y estratégico». Castilla y León, asegura, cuenta con un gran potencial, es una comunidad «con un alto valor minero, rica en recursos y materias primas y que cuenta con grandes profesionales» que dominan el sector y con pequeñas, medianas y grandes empresas «con mucho músculo». No obstante, es también un territorio en el que se está produciendo un abandono de la minería, sobre todo de la focalizada en el carbón, que «se apaga, languidece», derivando en «un problema social, de pérdida de puestos de trabajo, etc.». Es aquí, en este punto, en el que interviene Icamcyl, que da un paso adelante para revertir esta situación, para sacar partido a este potencial para, a través de la constitución de un clúster, aprovechar las oportunidades que ofrece Europa.

Santiago Cuesta explica que la UE «lanzó hace cuatro años una alianza europea de innovación en materias primas» que lo que quiere generar es «un resurgir de la minería de una manera sostenible, del siglo XXI, para hacer que la CE, que Europa, que los países miembros, sean invulnerables a la escasez de materias primas», y coincide que en Castilla y León existen «esos recursos (grafito, antimonio, etc.), hay una riqueza en nuestro subsuelo y existe una minería a extinguir, como es la del carbón, que podemos reconvertir». Considerando esta situación se vio, según señala, que la asociación era el «mejor vehículo» de trabajo y se propuso a nivel de Castilla y León, aunque esta dimensión se quedó pronto escasa. «Lo que ocurre con el sector en la Comunidad también ocurre en Aragón, Cataluña, Andalucía, etc. y el clúster empieza a ser escuchado mientras se va generando y se integran en él diez empresas nacionales y dos internacionales», apunta. Ahora forman parte de él cerca de cuarenta empresas, su dimensión es internacional y la previsión es que en un breve espacio de tiempo este crecimiento sea aún más palpable.

En sus primeros meses, asegura el director general, han conseguido ser «una sociedad con un gran valor tecnológico y de negocio» reconocido en Europa y que quiere seguir alcanzando metas. «En España hay algo que se llama las Asociaciones Empresariales Innovadoras (AEI) que es una especie de etiqueta que te colocan para realmente considerarte un clúster y poder acceder a fondos, y eso requiere que tu entidad sea representativa», y ese es su próximo objetivo. Santiago Cuesta confirma que «nos queremos constituir como Asociación Empresarial Innovadora y para ello hay unos números que hay que cumplir, y que tienen que ver con cuál es tu porcentaje respecto a la actividad que generas en España y en la región».

Para lograrlo, trabajan en sumar «cuantos más esfuerzos mejor y traer empresas del calado» a la asociación Ya tienen algunos ejemplos de ello, como Berkeley Minera España SLU, Cupa Pizarras, Tricsa Industrial o Transportes Peal SA, compañías que afirma que tienen «mucho potencial y mucho motor económico». No obstante, y con el fin de incrementar su peso global, se mantienen conversaciones con otras empresas de otras regiones «que son representativas para España y que ya han mostrado un interés preliminar», lo que lleva a pensar que «de aquí a un mes en lugar de cuarenta podríamos tener sesenta firmas integradas y potentes», avanza Cuesta. Además, su intención es crear también la figura del socio colaborador para que entren al clúster los colegios de minas o alguna universidad. «Estamos conformando la parte externa, aunque el motor del clúster es puramente privado, músculo empresarial, con expertos en el sector, todos operando fuera, y vamos a reactivar la minería en Castilla y León gracias a ese músculo. Esas empresas que tienen este potencial van a traccionar a las pequeñas y vamos a darles oportunidades en otras zonas», resume.

Por delante queda mucho trabajo que afrontan con ganas y ya con alguna fecha clave marcada en el calendario. Para el mes de febrero, por ejemplo, están organizando con el Instituto de Competitividad Empresarial (ICE) de la Junta una Jornada Internacional Inter-clústeres en materias primas y en minería. Será en León o Valladolid, pero la idea, explica Cuesta, «es traer otras asociaciones homólogas -aunque no hay ninguno como el nuestro que tenga toda la cadena de valor de acuerdo a una minería sostenible- para intercambiar impresiones».

Ejes de actuación

El clúster actuará por medio de seis grupos de trabajo específicos -desarrollo y oportunidades de negocio, proyectos tecnológicos y subvenciones, vigilancia tecnológica, formación y atención al trabajador, comunicación, márketing e imagen y legislación, policy europea y certificación- a través de los que se abordarán proyectos conjuntos y/o soluciones de innovación para las empresas. Además, también se han definido media docena de ejes fundamentales de actuación que permitan la consecución de sus objetivos. El primero de ellos pasa por la dinamización, promoción y mejora de la competitividad (I+D+i en minería) y propone acciones como la creación de una lista de organismos y programas de ayuda, la elaboración del plan estratégico y reconocimiento como AEI, el desarrollo de un plan de visitas institucionales a otros clústeres, la organización de un evento internacional inter-clústeres (en la que ya se está trabajando), la redacción y presentación de proyectos en H2020 y RIC Raw Materials, la redacción y presentación de memorias técnicas y la asistencia al evento EU de clústeres.

La creaciónm de alianzas estratégicas y atraer nuevos socios son otros dos ejes de actuación

El segundo punto o eje es la promoción y desarrollo de negocio, fundamentada en la idea de acceder a nuevos mercados, la búsqueda de oportunidades, la internacionalización de la asociación o el desarrollo de un amplio catálogo de servicios. Se busca, en un tercer eje, la implementación del plan estratégico y desarrollo del clúster (creación de grupos de trabajo, atracción de nuevos socios y creación de alianzas estratégicas), mientras que el cuarto está dirigido a la comunicación y la sociedad, valorando la importancia de que se transmita y repercuta de manera positiva en la sociedad la actividad que desempeña el clúster.

Como quinto punto encontramos el desarrollo de una minería sostenible del siglo XXI y la implantación de una economía circular que permita el desarrollo de esa minería respetuosa con el medio ambiente. Y ya por último, el eje sexto se refiere a la necesaria incorporación de la industria 4.0 al sector de la minería y que se produzca de manera paulatina una digitalización de la mina que permita ser cada vez más competitivos.

La asociación quiere implantar la industria 4.0 en la minería

En definitiva, se trabaja para alcanzar beneficios, para que el sector minero aproveche las oportunidades que ofrece la creación de este clúster a nivel internacional, aunque sobre todo en Europa, y pueda responder utilizando su experiencia en su propio crecimiento y provecho. «Gracias a esa capacidad que tenemos en Europa vamos a coger esas oportunidades que hay fuera y se las vamos a ofertar a nuestras empresas del clúster. A nivel europeo la minería sostenible se va a reactivar y queremos que el clúster traiga beneficios aquí, pero que no pierda ninguna oportunidad de fuera», subraya el director general.