Luis Jaramillo - Punto de vista

Tiempo de viviencias

«Hemos tenido que asistir al bochorno de los intolerantes que son incapaces de respetar la libertad de los otros y que además culpan al agredido de ser el provocador»

Luis Jaramillo
Actualizado:

Esta Semana Santa no estará alejada ni del mundo del deporte ni de la política. Del deporte porque ya es un clásico que haya algún partido en los días de la Pasión, pero es que este año al Real Valladolid le han hecho jugar mientras las calles las recorría la procesión de Ramos y volverá a hacerlo el Viernes Santo, cuando la Procesión General de la Pasión esté en la calle. Si el tiempo lo permite.

La vida política está muy viva en los días de la Semana Santa. Hemos tenido que asistir al bochorno de los intolerantes que son incapaces de respetar la libertad de los otros y que además culpan al agredido de ser el provocador. El mundo al revés. Lo más triste es que no haya habido un movimiento de repulsa general por la actitud de quien insulta y que además haya que estar dando explicaciones.

En los días centrales la actividad política bajará mucho, porque en nuestra creencia, tradición y cultura, está el vivir la Pasión de forma tranquila y que en nuestra tierra, además, tiene mucho de semana de reencuentro con quienes están fuera, de estar con los amigos y con los familiares. Aun así y todo, vamos a ver mucho político presente en las principales celebraciones. No está mal que así sea porque ellos también son ciudadanos y las procesiones son de todos. Lo que sería deseable es que las vivan como ciudadanos anónimos, que se acerquen a conocer cómo los habitantes de nuestras ciudades viven y sienten una tradición de siglos, que en numerosos casos es herencia de padres a hijos y que está en lo más profundo del alma de los ciudadanos.

La Semana Santa admite a todos, no pregunta. Permite a todos vivir y sentir como se hace, bajo un capirote que iguala a todo el que participa de ella o en la acera, como espectador. Ojalá siga así por mucho tiempo, tanto como llevamos rindiendo culto a nuestras imágenes.

Luis JaramilloLuis Jaramillo