Una máquina quitanieves despeja una de las calles de la capital soriana. ICAL

El temporal complica el acceso a las capitales y se cobra una víctima mortal

La nieve impidió que 23.000 escolares asistieran ayer a clase, mientras otras 1.034 personas se quedaron aisladas en 32 pueblos de León y Palencia y 19 puertos de montaña permanecieron cerrados

ABC
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

VALLADOLID. Casi todas las capitales de Castilla y León se levantaron ayer cubiertas por un manto más o menos espeso de nieve que complicó las comunicaciones y provocó distintos problemas durante la jornada. El temporal de nieve dejó en algunas capitales estampas tan singulares como las máquinas quitanieves trabajando en plena calle. En resumen, 22.251 alumnos se quedaron ayer sin poder asistir a sus clases, 1.034 personas se vieron aisladas por carretera en 32 poblaciones en las provincias de León y Palencia principalmente, y el temporal provocó además el cierre de hasta 19 puertos de montaña. En Palencia, los operarios emplearon 60 toneladas de sal, que ascendieron a 75,5 en la capital abulense, mientas que en Ávila y Valladolid 60.000 kilogramos, respectivamente, en León 40.000 y en Soria 15.000.

Cadenas para circular por la calle

En la capital soriana, prácticamente incomunicada por carretera a primera hora de la mañana, los 30 centímetros de espesor que alcanzó la nieve obligó a los turismos a usar cadenas para circular por las calles. La situación fue mejorando a lo largo de la jornada de ayer, abriéndose al tráfico rodado carreteras como la N-122, cerrada al tráfico de camiones y autobuses en su totalidad, desde Ágreda hasta Langa de Duero, informa Milagros Hervada.

Las mayores dificultades se concentraban entre El Burgo de Osma y la capital, en el puerto del Temoroso y el Madero. También el tramo entre San Leonardo y El Burgo pudo volver a transitarse, aunque con el uso de cadenas. El puerto de Santa Inés continuaba cerrado, a pesar de la intensa actividad de las máquinas quitanieves de la Junta, la Diputación y el Gobierno central. La mayoría de las carreteras todavía necesitaban cadenas para circular a primera hora de la tarde, como era el caso del puerto de Piqueras en la N-111, Mojón Pardo en la N-234; Alentisque en la C-116; y Oncala en la C-115.

Un total de 1.120 escolares disfrutaron ayer de una jornada de vacaciones al quedar suspendido el transporte escolar rural en 78 de sus 84 rutas. Tampoco lo hicieron los autobuses que comunican Soria con otras capitales de España. Por su parte, Renfe decidió aumentar en un centenar el número de plazas, y hará lo propio hoy, con 300 plazas más, si persiste el temporal.

Asimismo, en la ciudad, el Ayuntamiento puso en marcha un dispositivo de unas 60 personas, y la alcaldesa, Eloísa Álvarez, y el concejal de Tráfico y Seguridad Ciudadana, Jesús Bárez, recorrieron algunas de las calles de la capital para comprobar de primera mano las necesidades. Bárez, manifestó que los problemas de vialidad más graves se detectaron en las calles con pendientes, «muchas en la ciudad, ya que tenemos una orografía y un urbanismo que no ayuda para nada en situaciones como esta».

50 camiones retenidos en Aranda

Los problemas de tráfico se repitieron durante toda la jornada en la Comunidad, en la que la nieve y el hielo obligaron a cerrar siete puertos, a usar cadenas para circular en 12, y causaron un sinfín de incidencias, sucesos y problemas para el tránsito de vehículos en 38 tramos de carreteras de la red principal en Castilla y León, según datos de la DGT.

En Aranda de Duero, cerca de medio centenar de camiones permanecieron retenidos desde la noche del martes en las instalaciones de la antigua azucarera de la población, situada en la N-122, debido a las malas condiciones de la vía hacia Soria. Los conductores pasaron la noche en el interior de los camiones y a primera hora miembros de Cruz Roja Aranda se desplazaron hasta el lugar para ofrecerles café caliente y alimentos. También en Boceguillas (Segovia), decenas de camiones tuvieron que pernoctar y pasar parte de la mañana de ayer , debido a los problemas causados por la nieve en zonas próximas de la carretera N-I.

El temporal fue la posible causa de centenares de salidas de la vía de vehículos en todas las provincias, y de algunos accidentes en los que se registraron daños personales. Además del siniestro más grave, ocurrido en Calvarrasa de Abajo (Salamanca), donde el temporal se cobró una víctima mortal y dos personas más resultaron heridas en la colisión entre un camión, un autobús escolar sin pasajeros y un turismo en la N-501, en la vecina Zamora, dos miembros del cuerpo de Bomberos resultaron heridos leves al volcar su vehículo todoterreno por el hielo, cuando acudían a auxiliar a los ocupantes de un coche en la N-122. A última hora, un autobús volcó en León sin causar heridos, gracias a que el conductor, minutos antes, y tras notar que el vehículo patinaba, desalojó a los viajeros.

Siete horas metidos en el tren

La circulación por tren se vio también afectada por el temporal. En Palencia, un tren con 135 viajeros que cubría la línea Vigo-Barcelona estuvo detenido en la estación de Palencia por espacio de casi siete horas, entre las tres de la madrugada y las diez de la mañana de ayer. Una avería en la locomotora por causas aún desconocidas provocó que el convoy tuviera que parar en la capital palentina, donde la nieve acumulada en las vías hizo imposible, según fuentes de Renfe, que una nueva locomotora llegara hasta la estación para reanudar el viaje, informa Raúl. González. Al final, y después de diez horas, los pasajeros fueron trasladados por carretera a Venta de Baños, desde donde continuaron el viaje. Algunos de los afectados por la avería del tren se quejaron de la nula información que recibieron, extremo que posteriormente reconoció Renfe en Valladolid. Asimismo, fue necesario desviar varios trenes regionales en la provincia de Burgos hacia Vitoria. La nevada obligó además a cerrar el aeropuerto de Valladolid, el de La Virgen del Camino de León y el de Salamanca.