El presidente nacional de ATA, Lorenzo Amor, junto al presidente ATA CyL, Domiciano Curiel
El presidente nacional de ATA, Lorenzo Amor, junto al presidente ATA CyL, Domiciano Curiel - ICAL

Siete de cada diez autónomos de Castilla y León trabaja más de 9 horas al día y no llega a 20 días de vacaciones

ATA pide medidas para atajar las bajas en el medio rural y tras la maternidad

BurgosActualizado:

El 77% de los autónomos de Castilla y León trabaja más de nueve horas diarias -uno de cada tres asegura que la mitad del día- , una quinta parte no descansa ningún día de la semana y sólo el tres por ciento disfruta de un mes o más de vacaciones al año -el 75% no llega a los veinte días-. Son las condiciones extraídas de un estudio presentado ayer por ATA que evidencian la dureza del trabajo por cuenta propia que quiso destacar el presidente de sindicato en Castilla y León, Domiciano Curiel.

Además, según el estudio -realizado por la asociación entre los más de 194.000 autónomos de Castilla y León-, el 77 por cieno no ha cogido ningún día de baja laboral durante el último año y la mayoría, sobre todo los de más reciente incorporación, refieren problemas para conciliar la vida familiar y laboral. Son los mayores de 55 años, con el negocio más consolidado, los que más concilian, mientras que sólo uno de cada cinco de los de entre 26 y 35 años dicen que combinan sin problemas su negocio con el resto de su vida.

Para Curiel, una de las razones es que más de la mitad de los trabajadores autónomos no tiene otros empleados a su cargo, por lo que su empresa depende en exclusiva de su dedicación, lo que lleva a alargar las jornadas, no descansar ni coger vacaciones y tener que acudir al trabajo pese a padecer alguna enfermedad.

Las cifras son claras. En los cinco primeros meses de 2018 ATA celebraba la incorporación de 444 nuevos emprendedores. Sin embargo, en los cinco primeros meses de este año ya se han perdido 443, lo que evidencia «lo difícil y dura que puede ser la vida del autónomo».

Las propuestas

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, destaca la incidencia de la despoblación en el trabajo de los autónomos. De hecho, Castilla y León y Galicia, las comunidades más afectadas por este problema, son también los farolillos rojos, en los que más pérdida de autónomos se ha registrado en los últimos años. Por ello, pidió a las administraciones medidas para ayudar a los autónomos a reducir su jornada laboral y poder mejorar la conciliación de su vida familiar y laboral, tales como la creación de una ayuda para la contratación de trabajadores para la empresa o el hogar para autónomas desde los seis meses de gestación hasta los tres años de su hijo y que se extienda de 12 a 24 meses la tarifa plana de maternidad, además de ayudas para guarderías, tras detectar que la mayor parte de abandonos de la actividad de este colectivo se produce en los meses posteriores a la maternidad.

Por otro lado, Lorenzo Amor se posición sin ambages respecto a cuál debe ser el futuro del Gobierno en España. Considera que ir a nuevas elecciones sería «un fracaso de la clase política» y pide que se facilite la investidura de la fuerza más votada.

Estabilidad en el Gobierno

Tras pedir a los partidos que hablen en sus negociaciones de los autónomos y de la despoblación, que les afecta negativamente sobre todo en zonas rurales, aseguró que apuesta por «gobiernos estables y moderados». Asimismo, pidió a los responsables de las formaciones políticas con representación parlamentaria que actúen con «responsabilidad y sentido de Estado». De hecho, insistió en que ATA no se ha movido de sus posiciones y ya reclamó en 2016 «un acuerdo para un gobierno moderado y estable». En este sentido, recordó que entonces se llegó a plantear incluso un ejecutivo «a la alemana» y aseguró que no entiende por qué ahora no se ponen sobre la mesa las mismas propuestas.