Miguelín con sus ocas, en una imagen de archivo
Miguelín con sus ocas, en una imagen de archivo - ICAL

Roban a Miguelín medio centenar de las ocas que desfilan amaestradas en las Cabalgatas de Reyes

Los ladrones entraron en varias ocasiones en su finca de Palencia y se estaban llevando los animales por la noche, poco a poco, tal y como ha denunciado en la Policía Nacional

ABC
PalenciaActualizado:

José Miguel Espinosa, «Miguelín», el hombre conocido por participar con sus ocas amaestradas en numerosas Cabalgatas de Reyes ha denunciado el robo de unas cincuenta ocas de su finca El Atropo, situada a las afueras de Palencia, donde tiene cerca de doscientas ocas que cría y amaestra desde hace treinta años.

Descubrió el robo la tarde del viernes cuando fue a su finca, donde las ocas campan al aire libre, entre gallos, gallinas, pavos reales, gatos y perros, a recoger los huevos de las gallinas y vio que le habían robado todas las gallinas viejas, según ha explicado este lunes. Fue entonces cuando empezó a «atar cabos» y a sospechar que había pasado algo porque llevaba un mes «viendo cosas raras» en la finca, donde habían aparecido algunas ocas muertas, el perro golpeado en la cabeza y las costillas y había notado a las ocas «alborotadas» en varias ocasiones.

Según relata, al ver que le habían robado todas las gallinas viejas empezó a recorrer todo el vallado de la finca y descubrió un agujero oculto por una chapa de metal y al otro lado cajas de cartón plegadas preparadas para llevarse a sus ocas.

Al parecer los ladrones habían entrado en varias ocasiones y se estaban llevando las ocas por la noche, poco a poco, tal y como ha denunciado en la Policía Nacional, que está investigando el caso para dar con el autor o autores del robo. «Probablemente las perseguían y asediaban durante la noche y las golpeaban con un palo porque no es fácil cogerlas si no te conocen», asegura.

Amoratadas y malheridas

De ahí que muchas estuvieran amoratadas y malheridas y algunas hubieran aparecido muertas, explica Miguelín, sin poder ocultar el enorme disgusto, la tristeza y «la impotencia» que le ha causado este robo, porque las ocas de Miguelín son «un poco de todos los palentinos».

Y es que para este «pastor de ocas», que lleva 30 años amaestrando a estas aves para que pongan ilusión en las cabalgatas de Reyes, el robo no tiene valor económico porque sus ocas amaestradas «no tienen precio» porque detrás hay muchos años de trabajo, mucho tiempo y sobre todo mucho cariño.