El presidente de la alianza Renault-Nissan, Carlos Ghosn (i), y el de Daimler AG, Dieter Zetsche / EFE
El presidente de la alianza Renault-Nissan, Carlos Ghosn (i), y el de Daimler AG, Dieter Zetsche / EFE

Renault, Nissan y Daimler afianzan su futuro al sellar una alianza estratégica

F. D. B. | MADRID
Actualizado:

La crisis ha dejado algo claro en el sector de la automoción, que las alianzas son más beneficiosas que competir por separado. Así, al menos, lo entendieron Renault y Nissan, primero y, desde ayer, Daimler. Los tres fabricantes acaban de sellar una alianza estratégica, que parte de un intercambio accionarial: Daimler se hará con un 3,1% de los títulos de Renault, de nueva emisión, y con otro 3,1% de Nissan, en propiedad de su socio francés. Y Renault tomará el 3,1% de Daimler y, posteriormente, cederá la mitad de esta participación a Nissan a cambio de un 2% de la corporación nipona. Una vez efectuadas las transacciones, Renault y Nissan controlarán cada uno el 1,55% de Daimler.

De acuerdo con la capitalización bursátil, Renault está valorada en 10.500 millones de euros; Nissan en 29.700 millones y Daimler en 37.700 millones.

A partir de ahí, las tres compañías colaborarán en la fabricación de turismos convencionales y coches eléctricos, además de vehículos comerciales ligeros. Renault, Nissan y Daimler crearán, además, una plataforma común para los modelos Twingo y Smart.

Además, la Alianza Renault-Nissan la cooperación estratégica que contempla que las tres empresas explorarán las oportunidades de co-desarrollo de tecnologías asociadas a los vehículos eléctricos y las baterías.

Intereses comunes

Tanto el presidente del consejo de Daimler y responsable de Mercedes-Benz, Dieter Zetsche, como el presidente y consejero delegado de la alianza de Renault-Nissan, Carlos Ghosn, destacaron ayer que en esta alianza servirá para combinar «intereses comunes», y crear valor ya que las tres compañías ampliarán su oferta.

Los tres fabricantes también esperan cooperar en áreas nuevas, como compartir módulos y componentes entre Mercedes-Benz e Infiniti (la filial de lujo de Nissan) y de desarrollar proyectos conjuntos en Estados Unidos, China y Japón.

También quieren fijar una plataforma para las futuras generaciones del Smart y del Renault Twingo, que se fabricarán desde 2013 en las plantas de Hambach (Francia) y Novo Mesto (Eslovenia), respectivamente, informa Ep.

Por su parte, la alianza Renault-Nissan suministrará a Daimler motores de gasolina de tres y cuatro cilindros, que serán adaptados para satisfacer las necesidades de la marca Mercedes-Benz. Como contrapartida, Daimler proveerá a sus nuevos socios de propulsores de cuatro y seis cilindros, que se destinarán en parte a la marca Infiniti.

El acuerdo, asimismo, presta especial atención al ámbito de los vehículos comerciales, donde está está previsto que Renault y Nissan suministren un «pequeño» motor diésel y transmisiones para la furgoneta Mercedes-Vito, que se fabrica en la planta de Vitoria.

A su vez, la división de furgonetas de Mercedes-Benz ampliará su gama con un nuevo modelo de acceso, destinado a su uso comercial, que se fabricará a partir del año 2012.

La base técnica para este vehículo procederá de Renault y se ensamblará en la factoría gala de Maubeuge.