NO BRITÁNICO A LA UE

Reino Unido, el segundo país en exportaciones y en enviar turistas

El sector empresarial de Castilla y León lamenta la decisión y advierte de la «incertidumbre» y «serias consecuencias»

Valladolid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cuando la vista estaba puesta en las elecciones que mañana vuelven a llamar a los españoles, el resultado de otras urnas a miles de kilómetros ha caído como una bomba en la actualidad. El «no» de Reino Unido a continuar como uno de los 28 países miembros de la Unión Europea tiene repercusiones más allá de la islas británicas. Aunque ocurrido lejos, en Castilla y León también se ha dejado sentir ya el apoyo por la mínima al Brexit. Y es que es un país en el que viven más de 3.600 castellano y leoneses y es el principal destino de quienes decidieron hacer las maletas el año pasado para salir fuera, también es mucho más que un socio comunitario, que precisamente por eso mantiene lazos muy estrechos en distintos campos con España y, por extensión, con la Comunidad.

No en vano, es el segundo país al que las fábricas de Castilla y León envían sus productos y también ocupa el segundo escalón en el pódium de los turistas que llegan de fuera a la Comunidad. El pasado año, el 7,2 por ciento de los productos que cruzaron la frontera nacional hacia otros países tuvieron como destino Reino Unido, con un crecimiento del 4,3 por ciento respecto al ejercicio anterior y consolidando la tendencia al alza que llevan experimentando desde hace unos años. Sólo Francia gana en recepción de envíos «made in Castilla y León», con casi una cuarta parte del total. Las exportaciones a tierras británicas supusieron casi 1,13 millones de euros de los 15,74 millones exportados durante el pasado año.

La automoción es el sector con más peso, con el 70 por ciento del total. Fabricación de motores, automóviles, componentes, furgonetas, neumáticos... salen desde Castilla y León a las islas británicas. Por detrás, aunque a gran distancia, los preparados capilares que la planta burgalesa de L’Oreal comercializa allí.

También en cuanto a las importaciones las relaciones comerciales en inglés ganaron peso en la balanza. Si bien es cierto que con una menor proporción, también se encuentra entre los principales países hacia los que se preparan las valijas. Reino Unido se sitúa en el cuarto puesto, por detrás de Francia (también aquí el principal socio, con casi el 35% de los 12,55 millones exportados), Alemania e Italia. En 2015 los productos con sello inglés que llegaron a la Comunidad experimentaron una importante subida, del 37,3 por ciento -la segunda más elevada en términos porcentuales-, hasta llegar a los 729.461 euros.

La balanza comercial es, por tanto, positiva para Castilla y León, que exporta a Reino Unido más de lo que importa. Con el Brexit la preocupación y la incertidumbre se ha instalado especialmente en el sector empresarial. Desde la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) mostraron ayer su «lamento» por la decisión del pueblo británico «por las serias consecuencias que puede tener para las empresas españolas». El «alto grado de incertidumbre» que se abre y las repercusiones en el euro y la libra están detrás de su preocupación, pues creen, además, que tanto los movimientos comerciales y migratorios, como el turismo y las inversiones entre ambos países se pueden ver «notablemente afectados», sin olvidar el «sinfín» de cambios regulatorios y costes que acarreará. Por eso, desde la patronal reclamaron una «salida ordenada» de Reino Unido de la UE.

También desde el Consejo regional de Cámaras de Comercio e Industria de Castilla y León lamentaron la decisión del «no» a la Unión Europea y reclamaron que en estos momentos «inéditos» impere el «sentido común para abordar una salida de forma ordenada, con el fin de que las consecuencias sean lo menos perjudiciales para todos y primar ante todo la estabilidad».

Viajeros «fieles»

También el sector turístico tiene especial importancia en la Comunidad. Los viajeros británicos son el segundo colectivo de foráneos que más llega a la región. Suponen algo más del 12 por ciento (unos 180.000 en 2015) del conjunto del mercado internacional que decide disfrutar del rico patrimonio histórico y natural del «museo al aire libre más grande del mundo». Como en el sector comercial, también es a los franceses a quienes más les gusta desplazarse y disfrutar de Castilla y León. Suponen casi el 18% de los que llegan desde otros territorios.

Con el Brexit, la consejera de Cultura y Turismo de la Junta, María Josefa García Cirac, confió que no tenga repercusiones importantes sobre el turismo británico en Castilla y León, pues es un viajero «fiel y estable» que «apuesta de una manera continua» por la Comunidad.

También desde el sector agrario mostraron su descontento con la «mala noticia» que ha supuesto la decisión del pueblo británico. «El sector agrario es convencidamente europeísta», defendieron desde Asaja, que considera «impensable desde el punto de vista agrícola» que puedan regresar los aranceles o contingentes de importación o exportación. «Lo lógico es pensar que los intercambios de mercancías, y productos alimentarios en concreto, sigan produciéndose en un marco de libertad, como hasta ahora», señalaron. También desde COAG alertaron de que la «gravedad de este hecho sin precedentes» puede «afectar de forma importante a medio y largo plazo» al sector, por lo que reclamaron «seguridad» a la UE.

Llamada a la tranquilidad

Desde Valladolid, la ministra de Agricultura en funciones, Isabel García Tejerina, intentó llamar a la calma al no tratarse de un proceso inmediato e incidió en que «no van a desaparecer los intercambios comerciales».

En general, los políticos lamentaron la decisión de los británicos y llamaron la «tranquilidad».