La Reina destaca en Las Edades «las valiosas obras de los pueblos más pequeños»

La Reina destaca en Las Edades «las valiosas obras de los pueblos más pequeños»

HENAR DÍAZ | SORIA
Actualizado:

La ciudad del Duero fue testigo ayer del apoyo que desde hace ya 21 años la Corona ha brindado a los proyectos de Las Edades del Hombre. Ayer fue la Reina la encargada de inaugurar la exposición que bajo el título «Paisaje Interior» albergará hasta el próximo mes de diciembre la Concatedral de San Pedro de Soria, cumpliéndose de esta forma la voluntad de la fundación y de la Junta de dar a la ciudad «la edición que se le debía», según detalló el presidente regional, Juan Vicente Herrera.

Doña Sofía recorrió la muestra sin ninguna prisa, preguntando por las características y el origen de las obras que más le llamaban la atención y destacando a los allí presentes «las valiosas obras que tenemos en este país, y en los pueblecitos más pequeños», explicaba poco después a los medios el comisario de la exposición, Juan Carlos Atienza.

Eran las once de la mañana cuando un sol primaveral recibía a las puertas de la Concatedral a la Reina, que bajó del coche para saludar a las autoridades mientras los centenares de sorianos allí congregados le brindaban un caluroso aplauso al grito unísono de «¡guapa. guapa!»

«Contrapunto» a este tiempo

El recorrido de la inauguración oficial comenzó con el saludo del obispo de Osma-Soria, el palentino Gerardo Melgar Viciosa, quien explicó a la monarca el significado del título de la exposición con el que -señaló- se ha querido evocar la espiritualidad de las gentes que han vivido en estas tierras, «cuna y semillero en el que han florecido tantos testigos del Señor», y también de su paisaje. Ante las autoridades allí presentes, entre ellas, el presidente de la Junta, la consejera de Cultura y Turismo, María José Salgueiro, el alcalde de Soria, Carlos Martínez Mínguez y el arzobispo electo de Toledo, Braulio Rodríguez, el prelado se refirió a su ciudad como «contrapunto a este tiempo presente, marcado por las prisas» y deseó que la exposición «ayude a los visitantes a comprender este arte en el marco de la nueva evangelización y ponga en valor el patrimonio artístico». Una vez concluido el discurso el comisario Juan Carlos Atienza comenzó a explicar a la comitiva la iconografía de cada capítulo. En el primero, «Sembradores de la fe», la Reina se interesó por San Pedro de Osma, una escultura de Juan de Juni que data del siglo XVI y que suele albergar la Catedral de Burgo de Osma. Su posición, retorcida y en escorzo, sorprendió gratamente a Doña Sofía.

Otra de las piezas que más sorprendió a la Reina en su recorrido por la Concatedral fue el tríptico formado por Santa Isabel de Hungría, San Francisco de Asís y San Bernardino de Siena que alberga el tercer capítulo «Nos iluminan el camino de la vida: patronos , santos y devociones». Encontrado en Almazán, han sido los trabajos de restauración con motivo de la exposición los que han permitido desvelar la autoría de esta pieza que data del siglo XV y que se ha atribuido al maestro flamenco Hans Memling, tal y como explicó el comisario de la exposición. No obstante, la obra que despertó más la curiosidad de Doña Sofía fue una cruz tardobizantina del siglo XV que alberga el cuarto capítulo -«Bajo el signo de la cruz»-. La Reina se sorprendió por el detalle de esta pequeña pieza de apenas diez centímetros de altura.

Las preguntas de la monarca se sucedieron hasta el final de la visita que rebasó los 60 minutos pese a que estaba previsto que durase media hora. Muestra de su interés por el patrimonio artístico de la Comunidad, la Reina escuchó atentamente las explicaciones del escultor Venancio Blanco -único autor vivo de la muestra-, cuyo «Nazareno» puede contemplarse en el Epílogo de la exposición, que hace un repaso por la trayectoria de Las Edades del Hombre desde que en 1988 inauguraran su primera exposición en la Catedral de Valladolid. Antes de abandonar la remozada Concatedral de San Pedro, Doña Sofía firmó en el libro de honor y se acercó a saludar a cinco de los 70 voluntarios que ejercerán de guías por toda la ciudad mientras dure la exposición.