Participantes en el proyecto de la memoria que la Fundación Intras desarrolla junto al Etnográfico de Zamora
Participantes en el proyecto de la memoria que la Fundación Intras desarrolla junto al Etnográfico de Zamora - M. ÁLVAREZ
Salud&Sociedad

Recuerdos de vida contra el deterioro cognitivo

Intras promueve en el Etnográfico de Zamora talleres de gimnasia mental para mayores de 55 años con el fin de mejorar el rendimiento de su memoria en el día a día

ZamoraActualizado:

La Fundación Intras, una entidad sin ánimo de lucro que trabaja por la salud mental desde hace 24 años con la Comunidad Autónoma, ha sumado alianzas con el Museo Etnográfico de Castilla y León de cara a desarrollar un proyecto de estimulación cognitiva. La iniciativa «Recordando una vida: taller de memoria» se desarrolla en el Mecyl, con sede en Zamora, debido a que éste centro museístico cuenta con materiales idóneos para, a partir de ellos, permitir a los mayores recordar momentos del pasado y retrotraerse en el tiempo hasta su niñez y adolescencia.

Así, la famosa Enciclopedia Álvarez, los pupitres y pizarras del pasado o los materiales escolares de hace más de medio siglo constituyen algunas de las piezas de la colección del Etnográfico que se han rescatado, del almacén del museo en algunos caso o de las vitrinas expositivas en otros, para integrarlas en un taller que busca evocar los recuerdos vitales de personas mayores que no presentan deterioro cognitivo. Del mismo modo, las canciones, vestimentas típicas y objetos cotidianos del pasado, hoy en desuso, resultan idóneos para desarrollar el taller y rememorar lo vivido en otros tiempos.

Las sesiones, de hora y media de duración, se desarrollan dos días a la semana

Al frente de esta iniciativa se encuentra la neuropsicóloga de la Fundación Intras Esther Parra Vidales. Esta profesional es la encargada de la clínica de Salud Mental y Envejecimiento saludable de la Fundación Intras en Zamora y dirige este taller de memoria que recurre a la reminiscencia como técnica de comunicación que se centra en estimular la memoria autobiográfica de la persona.

El taller, abierto a la participación de personas mayores de 55 años sin problemas cognitivos, busca evocar situaciones del pasado y activar el funcionamiento de la memoria remota para favorecer los aspectos emocionales del recuerdo. Con estas sesiones, la persona participante obtiene beneficios como la estimulación cognitiva, funcional y social, a la vez que se contribuye a mantener su autoestima y el sentido de la identidad de la personas a través de la reminiscencia. Esther Parra subraya que esta acción se enmarca dentro de las iniciativas que desarrolla Intras para fomentar un envejecimiento saludable, ya que además de trabajar con personas con deterioro cognitivo o demencias leves también es importante la prevención en personas mayores que aún mantienen todas sus facultades intactas. Este taller, que inició a principios de este mes y se prolonga hasta finales de noviembre en el Museo Etnográfico de Castilla y León, busca mantener el cerebro activo y realizar una gimnasia mental que sirve de entrenamiento de la memoria y repercute positivamente en el rendimiento en el día a día. Además de los beneficios desde el punto de vista emocional, este taller de memoria repercute positivamente tanto en la esfera cognitiva como en la personal. Por ello, tras esta experiencia en el Mecyl, la iniciativa se pretende extender a otros lugares.

De la niñez a la etapa adulta

En las sesiones, los participantes evocan su vida, en un recorrido que abarca todas las etapas de su existencia, desde la niñez y la adolescencia, hasta la juventud y la vida adulta. Las sesiones, que se desarrollan dos días a la semana con una hora y media de duración cada una, permiten mantener el cerebro activo a través de los recuerdos y la reminiscencia como vehículo conductor. De esta forma, según detalla la neuropsicóloga Esther Parra, se trabaja la memoria en la etapa previa a la pérdida cognitiva, ya que para entrenar el cerebro no hace falta esperar a que la persona mayor sufra un deterioro cognitivo, sino que lo idóneo es actuar antes y fomentar así la prevención.

Este proyecto se enmarca dentro de las actuaciones de las clínicas de memoria que la Fundación Intras tiene en Zamora y Valladolid. En ellas se ofrecen programas de evaluación y rehabilitación neuropsicológica, de intervención con personas que presentan deterioro cognitivo y actividades de envejecimiento activo. Entre estas últimas se engloban los talleres de la memoria que cuentan con 210 participantes al año. Entre ellos, el que se desarrolla en el Museo Etnográfico de Castilla y León destaca por el acceso a materiales didácticos que a la vez son piezas etnográficas de museo y elementos evocadores del pasado personal.