puerta, perdon, abre, jacobeo
puerta, perdon, abre, jacobeo

La «Puerta del Perdón» abre el Jacobeo

DIEGO LUIS GONZÁLEZ | PONFERRADA
Actualizado:

Castilla y León abrió al mundo el Año Santo Jacobeo 2010, en un enclave cargado de simbolismo y tradición histórica: Villafranca del Bierzo. La apertura de la Puerta del Perdón, en la iglesia románica de Santiago, marcó el inicio oficial de la cita religiosa, social y cultural más importante del nuevo año. Casi medio millar de personas vivieron con íntima emoción, no exenta de curiosidad entre algunos, este rito en el único lugar del Camino de Santiago donde los peregrinos enfermos o lesionados pueden ganar las indulgencias plenarias del «jubileo», si no son capaces o están impedidos para continuar hasta Compostela. Entre esa expectación, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, peregrino impenitente que ha recorrido la Ruta Jacobea en numerosas ocasiones, fue la autoridad más destacada. El jefe del ejecutivo autonómico eludió comparecer ante los micrófonos y cámaras de televisión y se mezcló entre la multitud, como uno más. Eso sí, concluido el acto, confesaba su emoción y reivindicó su condición de peregrino, por encima de político. «Antes que ser presidente y después de ser presidente, soy y seré peregrino. Por lo tanto, hoy es muy, muy emocionante. No conocía este rito, pero asistir a la apertura de la Puerta del Perdón y el inicio, en las santas tierras del Bierzo, León y Castilla, de un nuevo Año Santo es para mí muy emocionante. Espero que sea un feliz Año Jubilar y que en los Caminos, nos encontremos también».

Previamente, a eso de las doce y cuarto de la mañana del último día del año, se abría la Puerta del Perdón. Cumpliendo con la tradición establecida en la Edad Media, se recitó el Salmo 23 que culmina con la frase «¡Portones!, alzad los dinteles, que se alcen las antiguas compuertas, va a entrar el Señor». A continuación, el obispo de la Diócesis de Astorga, Camilo Lorenzo, dio varios golpes con un pequeño martillo de plata y las grandes puertas de madera se abrieron. Inmediatamente, los fieles pasaron bajo ese pórtico y entraron en la iglesia de Santiago, siguiendo la procesión en la que, antes, habían rodeado el templo. En ese preciso momento, Juan Vicente Herrera reconocía vivir un momento «muy emocionante. Feliz Año Jacobeo a todos». El presidente autonómico también tuvo ocasión de compartir conocimientos de experto peregrino con otros jóvenes que, estos días, recorren la Ruta Jacobea, y que se preparaban para afrontar la exigente etapa de subida al Cebreiro, antes de entrar en tierras gallegas.

La comitiva de autoridades políticas fue numerosa. Además del presidente de la Junta, estuvieron la Consejera de Cultura y Turismo, el director general de Patrimonio y Promoción Cultural, el Comisario de los Caminos de Santiago en Castilla y León; el delegado territorial de la Junta en León; el subdelegado del Gobierno en la provincia y la vicepresidenta del Consejo Comarcal. Todos fueron cumplimentados por miembros de la corporación municipal de Villafranca, con su alcalde a la cabeza. Agustín García Millán advertía que este acto ayudará a «consolidar el destacado papel histórico que siempre ha tenido Villafranca en el Camino de Santiago».

«Gozoso y de gracia»

El obispo de Astorga aprovechó la homilía del acto penitencial celebrado en la iglesia de Santiago, para destacar que el Año Santo es un acontecimiento «gozoso y de gracia, que no debe perder el espíritu de la peregrinación, en penitencia, oración y humildad. Además, invitó a ofrecer una «buena acogida a los peregrinos».

El rito de la apertura de la Puerta del Perdón en la iglesia de Santiago de Villafranca se remonta a 1600 y fue recuperada en el año 1948, cuando se tiró el muro que tapiaba el pórtico. Allí, se pueden ganar las indulgencias jubilares del Año Santo Compostelano, los peregrinos que hayan recorrido entre 100 y 150 kilómetros y no puedan llegar hasta Santiago, por haber contraído enfermedad o por sufrir una incapacidad sobrevenida durante un accidente ocurrido durante su caminar. Para ello, se requiere certificado médico. El peregrino también debe confesar, comulgar y rezar por las intenciones del Papa, antes de pasar por la Puerta Santa. En el pasado Año Jacobeo de 2004, cuatro personas pasaron por ella. En el anterior, 1999, esta gracia especial fue otorgada a otros seis peregrinos.

En Palencia, la Asociación del Camino de Palencia inauguró también el jueves el programa de actos del Jacobeo 2010 con la simbólica apertura de la puerta de la iglesia de Santiago de Carrión de los Condes.