Cementerio de Crémenes, cuya ampliación fue realizada por David Álvarez
Cementerio de Crémenes, cuya ampliación fue realizada por David Álvarez - ICAL
Sociedad

El pueblo de Crémenes llora la muerte de David Álvarez

Los vecinos recuerdan y agradecen lo que hizo el empresario por la localidad

LEÓNActualizado:

La jornada soleada en León capital se va tornando gris y ligeramente lluviosa a medida que nos adentramos en la montaña leonesa. Muy próxima a Riaño, la localidad de Crémenes llora hoy la muerte del que ha sido su vecino más ilustre y que más ha invertido para mejorar todo lo posible en el pueblo, entre otros casos en su iglesia y su cementerio, que algunos no dudan en calificar como «el más bonito» de la provincia. «Con lo alegre y soleado que estaba ayer el día», lamenta una vecina que entiende que «es como si llorara también la muerte de don David», dice rápidamente.

En el pueblo se vive una tranquilidad aparente, propia de una pequeña localidad de la montaña en la que la vida es cada vez más reducida, tanto por el envejecimiento como por la llegada del invierno, que hace que muchos de sus vecinos empiecen a dejar el pueblo para pasar los próximos meses en la capital. Sin embargo casi todas las conversaciones giran en torno al fallecimiento de David Álvarez, informa Ical.

En el Ayuntamiento ya preparan el pleno extraordinario que esta tarde expresará sus condolencias por la muerte del empresario y que colocará las banderas a media asta, además de que declarará tres días de luto oficial. Reconocen que es un vecino muy querido y que ha hecho mucho por este pequeño pueblo. Rápido esto se confirma al escuchar a los vecinos hablar del empresario, con cariño y mucho respeto.

En el bar Aguas Bravas, Reyes García lamenta la pérdida e insiste en las reformas que el empresario ha hecho en la iglesia, en el cementerio y todo lo que ha podido aportar, a pesar de lo cual le recuerda como una persona muy cercana y que quería a su pueblo por encima de todo. Así lo demostraba cada vez que llegaba a su vivienda habitual, en el molino de Saelices, una gran propiedad situada no demasiado lejos de Crémenes, y donde, según los vecinos, pasaba temporadas sobre todo en verano y también en Semana Santa. «Don David lo era todo aquí», finaliza Reyes.

Otros vecinos que paseaban por la zona también recordaban hoy a David Álvarez. «Era cojonudo», elogiaba uno, que reconocía haber trabajado para él durante un tiempo y lo recordó como «un hombre normal, un hombre de pueblo» que tenía mucho dinero pero «siempre saludaba», aunque «mantenía sus distancias» y ha hecho «mucho por esta zona».

Otro se emociona al hablar de David Álvarez y apenas puede dirigir unas palabras para recordar al empresario leonés, al que sin embargo también recuerda como una persona «muy amable» que siempre tenía un saludo y unas palabras para sus vecinos, además de elogiar también las inversiones, tanto en el patrimonio como en actos tales como la feria anual de ganado vacuno de Crémenes, a la que dio un fuerte impulso para promocionar las muchas explotaciones ganaderas de una zona en la que la presencia de ganado era hoy un elemento fundamental y abundante en el entorno.

Trabajo por el pueblo

La presencia de la actividad empresarial de David Álvarez también tiene una gran presencia en el municipio de Crémenes, donde era posible visualizar varias furgonetas de la empresa Eulen trabajando por el pueblo. En concreto, unos operarios se afanaban en la preparación y limpieza de la iglesia para la misa funeral en memoria de David Álvarez que está previsto que se celebre mañana a las 13 horas en el templo.

Posteriormente, sus restos está previsto que sean trasladados al cementerio municipal, un lugar que, como elogiaban sus vecinos, presenta un aspecto perfectamente cuidado y donde a su entrada es posible leer una placa en la que dice que «la ampliación y ornamentación de este cementerio fue realizada por David Álvarez y sus hijos a la memoria de su esposa y madre, María Mezquiriz Ganchegui, y por amor a su pueblo». Y allí ya está preparada para recibir los restos del empresario el panteón familiar de la familia Álvarez-Díez, donde ya reposan los padres y la esposa de David Álvarez.