Vecinos de Porto protestan por la ejecuciónd e la carretera ZA-102
Vecinos de Porto protestan por la ejecuciónd e la carretera ZA-102 - ICAL

Las promesas incumplidas y los vínculos que llevan a un pueblo zamorano a querer ser gallegos

Porto pide en una votación popular dejar de pertencer a Castilla y León y abandonar el parque natural del Lago de Sanabria como respuesta a su sentimiento de abandono

ZAMORAActualizado:

Una promesa de mejores comunicaciones incumplida desde hace más de una década, los vínculos históricos existentes con sus vecinos de la provincia de Orense y el habla coloquial en lengua gallega son tres de las causas que han llevado a la localidad zamorana de Porto a pedir de manera informal su anexión a Galicia. La plataforma vecinal 102, que lucha por la mejora de la carretera que con esa numeración comunica este municipio de la Alta Sanabria con el resto de la comunidad autónoma, ha aprovechado el mes de agosto, con abundante presencia de veraneantes que descienden del pueblo, para expresar su malestar con el trato que recibe de Zamora y de Castilla y León. Su forma de manifestarlo ha sido a través de un referéndum popular, sin garantías ni validez jurídica alguna pero con la fuerza que da el pronunciamiento mayoritario de los vecinos, para reivindicar su desligamiento de la comunidad castellana y leonesa para pasar a ser considerados gallegos de la provincia de Orense, al igual que pueblos vecinos como Viana do Bolo.

El enfado de los portexos se cimienta en la lejanía a la capital zamorana, situada a 172 kilómetros con la obligatoriedad de acceder a través de una carretera que transcurre en su parte final por la provincia de Orense. Es la promesa de mejora de los 27 kilómetros de esa vía, denominada ZA-102 en la provincia de Zamora y OU-124 en el tramo de Orense, la que ha desembocado en la petición de dejar de pertenecer a Castilla y León.

Anteriormente, los vecinos ya habían manifestado su protesta de otras formas, primero con el cambio de alcalde, que históricamente había sido del PP pero en las últimas elecciones locales el máximo responsable municipal renunció a seguir y pasó el testigo a su sobrina, que se presentó por Ciudadanos en señal de malestar por la promesa incumplida de la carretera. Posteriormente, los portexos hicieron ver su malestar ante el Procurador del Común de Castilla y León y su reclamación de mejora de la vía fue la que encabezó, por número de peticiones, las quejas ante el Defensor del Pueblo autonómico en los dos últimos años.

Al caldo de cultivo de la petición de anexión a Galicia también contribuyó el descontento vecinal con la gestión del parque natural del Lago de Sanabria, al que este municipio aporta la mayor extensión de territorio. Los vecinos se quejan de que la pertenencia al parque sólo les ha traído restricciones y ningún beneficio, ni siquiera el turístico, ya que la mayoría de los visitantes se quedan en el entorno del lago. Por ello, para favorecer su promoción, en abril del año pasado se acordó cambiar el nombre del parque natural para pasar a denominarlo parque del Lago de Sanabria, Sierras de Segundera y Porto, pero en la práctica ese cambio no se ha plasmado en el papel, motivo por el que los vecinos de Porto se manifiestan ahora casi de forma casi unánime a la hora de pedir dejar de pertenecer al parque natural y a Castilla y León. A sus vínculos con el territorio gallego también contribuye el hecho de que la ciudad de importancia más cercana sea Verín (Orense), a la que van incluso al hospital después de que hace diez años un convenio entre las dos comunidades autónomas lo permitiera. La Junta de Castilla y León adjudicó hace dos meses un proyecto de mejora de la carretera de acceso a Porto, pero los portexos acusan al Gobierno regional de abandonar el proyecto original y sustituirlo por uno menos ambicioso, que para ellos supone «poco más que un bacheo» y eso les ha llevado igualmente a pedir la anexión a Galicia en una comarca, la de la Alta Sanabria, que históricamente ha mantenido mayores vínculos con la comunidad gallega que con la capital zamorana.