El alcalde de Benavente (Zamora), Luciano Huerga, en una imagen de archivo
El alcalde de Benavente (Zamora), Luciano Huerga, en una imagen de archivo - ICAL
Política

El PP de Benavente (Zamora) pide la dimisión del alcalde por «amenazas de despido» a trabajadores

El regidor profirió palabras ofensivas y amenazó con despidos si los bomberos reclamaban la jornada laboral semanal de 37,5 horas

Zamora Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El PP de Benavente (Zamora) pidió ayer la dimisión del alcalde de la localidad, Luciano Huerga (PSOE), por las amenazas recibidas por un extrabajador municipal del servicio de bomberos que reclamó las 37 horas y media de trabajo semanal cuando iba a ser despedido porque finalizaba su contrato laboral.

La conversación tuvo lugar en el propio despacho de Alcaldía, después de que el trabajador le pidiera explicaciones por la jornada laboral que realizaba, tras haber recibido el trabajador la notificación de su despido por la finalización de contrato, al ser ocupada su plaza por un funcionario interino.

El Partido Popular hizo públicas en rueda de prensa las grabaciones de partes aisladas de la conversación entre el alcalde y el bombero, y el equipo de Gobierno municipal amenazó con denuncias para intentar frenar la difusión de la conversación con el argumento de que se había grabado sin consentimiento del alcalde y que se habían difundido fuera de contexto y de forma interesada, únicamente unos breves segundos de una conversación que duró una hora.

En los audios se pudieron escuchar, con palabras malsonantes, amenazas con despedir a los bomberos que reclamaran las 37 horas y media de jornada laboral semanal.

El concejal del PP Juan Dúo aseguró que la actitud que el alcalde revela en la conversación es de «un auténtico déspota» y «más propia de un dictador que de un gestor público». Dúo justificó la difusión de la grabación con el fin de que «todo el mundo sepa quien es el alcalde y cual es su actitud», ya que en la conversación «amenaza» a uno de los bomberos municipales.

Por su parte, el equipo de Gobierno municipal aludió a la «supuesta grabación» para sostener que es «ilegal», ya que fue realizada sin consentimiento de uno de los interlocutores. El concejal de Personal, Fernando Marcos, recordó que el despido de ese trabajador del servicio de bomberos se ajustaba a la legalidad, como ha quedado acreditado, ya que en su contrato figuraba de forma expresa que la duración sería hasta que la plaza fuese ocupada por un funcionario.

Durante la conversación, según la versión municipal, se le dijo al trabajador «por activa y por pasiva» hasta en cien ocasiones que no se podía quedar como bombero porque era ilegal y ante la insistencia la conversación derivó en la parte en la que se escuchan las palabras ofensivas de Huerga. Para Juan Dúo, la opinión pública tiene derecho a conocer esa conversación porque es «muy grave» y afecta a un servicio público como el de los bomberos de Benavente, motivos por el que los populares decidieron difundirla.