José Gabriel Antuñano - El callejón del gato

Podemos 2.0

«...Tanto ha tensado la cuerda Pablo Fernández, que ahora necesita otra posta que tire de él hacia el chalet prometido»

José Gabriel Antuñano
Actualizado:

Los 50 años que separan del Mayo del 68 permiten ver con perspectiva aquellos hechos. Los estudiantes se rebelaron contra un sistema universitario esclerotizado, una sociedad injusta, burocrática y acomodada, incapaz de responder a sus demandas, por otra parte, nada claras: «la imaginación al poder», un lema tan bello como escasamente pragmático, o «debajo del pavés, la playa», más poético. Los partidos comunista y socialista y los sindicatos que al principio alentaron, se retractaron porque veían como los revolucionarios ocuparían su espacio. Les volvieron la espalda. Una trágica realidad muy practicada por la izquierda; está en sus genes. La revolución produjo una involución y una mayoría del partido conservador que, inteligentemente, captó algunos mensajes de mayo para introducir reformas. Los revolucionarios de ayer son burgueses de izquierdas cómodamente instalados.

El movimiento 15-M tuvo en sus orígenes un aroma idealista y alguna confluencia con el M-68: la convergencia de las protestas sin ideología y bien intencionadas, en convivencia con otras de radicales de izquierda; el movimiento asambleario; la regeneración de la vida pública. Despertaron simpatías. Pasar de las musas al teatro, como escribía Carlos Chaves, un reto apasionante.

Trasformar los movimientos sociales en un partido articulado exigía esfuerzo y pragmatismo, y aquí los procedentes de grupos radicales han tirado de manual, han utilizado la ingenuidad de algunos y han impuesto las férreas estructuras de control de los partidos, contrarias a lo participativo. Pero tanto ha tensado la cuerda Pablo Fernández, que ahora necesita otra posta que tire de él hacia el chalet prometido. Habrá que ver cómo se recompone y las explicaciones a potenciales electores.

José Gabriel AntuñanoJosé Gabriel Antuñano