Indigente durmiendo en un banco de la plaza de Santa Ana de Valladolid
Indigente durmiendo en un banco de la plaza de Santa Ana de Valladolid - ICAL

La pobreza mejora, pero 96.000 personas viven con menos de 355 euros al mes

Cerca de 447.000 castellano y leoneses están en riesgo de pobreza o exclusión

VALLADOLIDActualizado:

La recuperación económica también se va notado en los bolsillos más necesitados, aunque de forma desigual. Y es que, si bien es cierto que durante el año pasado disminuyó de forma considerable el porcentaje de población en Castilla y León que está en riesgo de pobreza o exclusión social, al pasar del 23,2 por ciento al 18,4%, también lo es que los más pobres entre los pobres son más. Es el único indicador que según el informe realizado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión social (EAPN) en el que la Comunidad empeoró sus resultados. Y es que, según destacaron desde esta organización que agrupa a 21 entidades que luchan contra la pobreza y ser el «altavoz» de estas personas, la salida de la crisis «no ha sido sensible» con los que menos tienen, quienes padecen lo que se denomina pobreza severa, que supone que deben sobrevivir con unos ingresos que no llegan a los 355 euros al mes.

En Castilla y León, unas 96.000 personas viven en esta situación, lo que representa el 4 por ciento de la población, seis décimas más que en 2016, cuando afectaba al 3,4%. Y si se comparan los datos con 2008, momento en el que la economía comenzó a tambalearse, son el doble que entonces, alertaron desde EAPN. «Castilla y León es de las pocas comunidades que ha recuperado los niveles de renta de antes de la crisis, pero ha doblado las personas en pobreza severa», lamentó Noelia Martínez, coordinadora de EAPN en la Comunidad. Pese a ese incremento de quienes sufren pobreza severa, el porcentaje es 2,9 puntos inferior a la media nacional.

«Quienes estaban en situación de pobreza antes de la crisis, ahora están peor», alertó Daniel Duque, quien llamó a que las nuevas políticas dirigidas a ayudar a estos colectivos las tengan especialmente en cuenta y «refuercen» su atención, ya que «estas personas lo tienen muy difícil». Y es que, incidió el expresidente de AEPN en Castilla y León, ha de tenerse en cuenta que «no todos los personas son iguales a la hora de salir de la exclusión» porque «no hay una fórmula mágica». Pero no sólo quienes no llegan a los 355 euros al mes son pobres. En Castilla y León, el 18,4 por ciento de la población, lo que supone más de 447.000 nombres y apellidos de personas, viven en riesgo de pobreza o exclusión social, según el denominado índice Arope -por sus siglas en inglés-. «Casi una de cada cinco personas» se encuentra en esta situación, alertó el nuevo presidente regional de EAPN, Óscar Castro. Y eso pese a que la cifra ha mejorado «notablemente» respecto al anterior informe, según el cual cerca de 568.000 hombres y mujeres en la Comunidad, el 23,% de la población, se encontraba en esta situación, lo que supone que sus ingresos no llegan a los 609 al mes por 14 pagas (supone menos del 30 por ciento de la renta media).

Aquí, el valor también es inferior al de la media nacional, donde más de una cuarta parte de la población (26,6%) vive en situación de pobreza o exclusión. Y el comportamiento a lo largo de estos años desde que comenzó la crisis ha sido también mejor en Castilla y León, que ha conseguido situarse ya por debajo de los niveles de 2008 y 2009, mientras que en el conjunto nacional no lo ha hecho. Si en términos relativos la tasa regional es ahora tres puntos inferior a la de 2008 y casi ocho respecto al pico alcanzado en 2014 (26,1%), en números absolutos supone que hay unas 100.000 personas menos en riesgo de pobreza o exclusión que cuando la economía empezó a hacer aguas.

En femenino, peor

En el último año, la situación mejoró especialmente entre los hombres: de las aproximadamente 120.000 personas menos en riesgo de pobreza en 2017 que en 2016, apenas 34.000 fueron féminas y el resto, varones, lo que motivó, además, que tras cinco años se invierta la tendencia y ahora sean más ellas (casi 235.000, el 19,1%) que ellos (unos 212.400, el 17,8%) las que están en esta situación de escasez de recursos económicos. «Se nota que las mujeres son menos sensibles a la mejora económica», lamentó Noelia Martínez, quien lo vinculó con su «menor» incorporación al mercado laboral y unas pensiones (de jubilación y viudedad) más bajas. De hecho, mujeres, jóvenes, desempleados de larga duración y familias monoparentales suponen el perfil mayoritario de quienes están en estas condiciones.

En la comparativa con otras regiones, «los datos que tenemos son mucho mejores a nivel estatal», valoró Duque, quien destacó que supone que «algo se está haciendo bien», tanto por las instituciones públicas como privadas. Castilla y León es la quinta con una menor proporción de personas en riesgo de pobreza o exclusión, por detrás de Navarra, La Rioja, País Vasco, Aragón y Asturias.