Perros dentro de la perrera
Perros dentro de la perrera - ICAL

La perrera de Zamora triplica su presupuesto para no sacrificar animales

La protectora Scooby gestionará las instalaciones y contarán con servicios veterinarios que garanticen su salud

ZAMORAActualizado:

El Ayuntamiento de Zamora ha adjudicado la gestión de la perrera municipal de la ciudad a la sociedad protectora de animales Scooby por un importe que supone triplicar los fondos destinados a las instalaciones, y que obligan a la adjudicataria a comprometerse a no sacrificar ningún animal.

La asociación animalista Scooby, que hasta ahora había gestionado las instalaciones mediante un convenio, fue la única que se presentó al concurso para adjudicar la gestión, al que se ha destinado un presupuesto de 52.000 euros, lo que supone triplicar la cantidad destinada hasta ahora, según fuentes municipales.

El Ayuntamiento ha adjudicado este martes el servicio, que incluye el compromiso de no sacrificar animales que lleguen a las instalaciones y la garantía de que contarán con servicios veterinarios que garanticen su salud.

El concejal de Salud Pública, José Carlos Calzada, ha asegurado que con el nuevo contrato se pretende alcanzar «el máximo nivel de protección y bienestar» de los animales de compañía que lleguen a la perrera municipal, con especial atención a aquellos que se encuentran abandonados o extraviados.

Con su traslado a la perrera se evitan problemas de seguridad pública, molestias a los vecinos y riesgos sanitarios, según ha subrayado el edil.

El contrato especifica los servicios que debe prestar la concesionaria, como la recepción de los animales y su registro o la atención y la información sobre adopciones a las visitas que realicen a las instalaciones ciudadanos particulares.

Scooby se ha comprometido además a promocionar y gestionar esas adopciones o cesiones para facilitar así «una salida digna» a los animales que han sido abandonados por sus anteriores dueños.

La perrera municipal de Zamora recoge anualmente entre 90 y 120 canes y una veintena de gatos, así como otros animales abandonados.

Actualmente, en las instalaciones hay medio centenar de perros gatos, un poni y dos asnos que han sido abandonados por sus propietarios.