Pedro Pisonero, durante la entrevista
Pedro Pisonero, durante la entrevista - F. HERAS
Empresas

Pedro Pisonero: «Tenemos aún cierta alma industrial»

El director general de Iberaval urge realizar un esfuerzo por asentar la cultura del emprendimiento en las nueve provincias

Valladolid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Pedro Pisonero Pérez (Valladolid, 1962) recibe este jueves el premio al Mejor Directivo de Castilla y León Económica y se define como «un trabajador con sentido común, que quiere que la Comunidad crezca». Director general de Iberaval, la sociedad de garantía recíproca que más volumen de crédito ha gestionado en España durante al pasado año -casi 700 millones-, asegura que le queda mucho por hacer y que urge realizar un esfuerzo por asentar la cultura del emprendimiento en las nueve provincias.

La sociedad de garantía recíproca gestionó en 2018 un volumen de crédito de 700 millones de euros y sigue centrada en el apoyo a pymes y autónomos

-Desde su llegada a la dirección general los datos de avales concedidos son muy positivos...

-Iría más atrás, al consejo de Iberaval de 2009, cuando en plena crisis decidió seguir cumpliendo su misión de facilitar crédito a pymes y autónomos. Fue toda una lección que tenemos grabada en la cabeza, en tiempos durísimos, y que resume nuestra filosofía de trabajo en equipo. Y, en segundo lugar, ser conscientes de que se puede ayudar más a ambos colectivos.

-¿Dónde se ve dentro de unos años?

-En Iberaval, porque aquí hay trabajo para las dos siguientes generaciones. El hecho de que pymes y autónomos requieran financiación, y su relación directa con el empleo; el plantear asuntos de cambio cultural que a los castellanos y leoneses nos cuesta más, la digitalización y otras de crecimiento como variables estratégicas suponen trabajo para muchos años.

-¿A qué sectores pertenecen la mayor parte de los proyectos financiados?

-Quiero destacar que la industria es relevante en la Comunidad, con el 20 por ciento de la actividad económica. Tenemos aún cierta alma industrial. Hay muchas actuaciones relacionadas con los servicios, el comercio y notamos, cada vez más, mayor desarrollo del sector primario, no sólo de la agricultura, sino también de la ganadería.

-El comercio tradicional vive una encrucijada bastante comprometida...

-Así es. Nos hallamos ante un claro cambio de tendencia. Mis hijos hacen el 80 por ciento de sus compras a través de internet, y yoadquiero el 80 por ciento en el comercio tradicional porque necesito tocar el artículo y probarme unos zapatos. Pero los jóvenes ya no piensan de esta manera. Debemos pelear por un modelo que integre lo mejor del comercio de proximidad, sus ventajas, y logre adaptarse a la nueva situación.

«Castilla y león posee un valioso capital humano de personas trabajadoras y honestas»

-¿Cuál es el perfil de las pymes que recaban el apoyo de Iberaval?

-La cifra media de las operaciones está en unos 100.000 euros, algo por debajo en el caso de los autónomos, con un plazo de devolución de seis años. El autónomo plantea inversiones de desarrollo de su negocio, como comprar un nuevo camión o reformar el restaurante porque se está quedando obsoleto, o bien de circulante, para atenderlos pagos en picos de falta de liquidez. En Iberaval trabajamos ambas líneas por igual, si bien se percibe un ligero incremento de la inversión, que a causa de la crisis bajó hasta el 20 por ciento.

-¿Cómo se puede fomentar el carácter emprendedor en Castilla y León, una tierra poco dada a este espíritu?

-Voy a contestar como hablamos aquí: queriendo. No tengo claro que lo fomentemos ni las familias, ni las administraciones ni el propio sistema educativo. Es interesante difundir esta cultura, entre todos, como hace Empresa Familiar ante los estudiantes universitarios, para que la cifra de potenciales emprendedores suba del 10 por ciento.

«Debemos dar impulso a la actividad económica creando un ecosistema favorable donde las empresas generen empleo»

-¿Nuestra tendencia al ahorro representa una ventaja o un problema?

-El ahorro supone algo positivo para empezar un proyecto porque permite financiar menor cuantía, pero hasta ahí. Porque si hay aversión al riesgo surgen los problemas para poner en marcha esas iniciativas. Tampoco debemos olvidar que nuestro carácter no es precisamente ambicioso. Insisto, todos nosotros debemos dar impulso a la actividad económica creando un ecosistema favorable, donde las empresas generan empleo.

-¿Qué bazas debe jugar la economía regional en el panorama nacional?

-La cercanía a un foco de atracción como Madrid, con su estrés continuo, y aprovechando las oportunidades que allí no pueda desarrollarse; el turismo vinculado al medio rural; invertir en la industria agroalimentaria por su calidad excepcional; mimar el sector de la automoción por su gran nivel y productividad, con acciones concretas... Y un valioso capital humano de personas trabajadoras y honestas. Somos así.