La arquitecta Pilar Díez explica a los asistentes al congreso las peculiaridades arquitectónicas de los palorames
La arquitecta Pilar Díez explica a los asistentes al congreso las peculiaridades arquitectónicas de los palorames - ABC
Cultura

Palomares: una lección de arquitectura sostenible

Una inventario y dos rutas ponen en valor los palomares palentinos y reivindican su contemporaneidad como ejemplo de construcción

ValladolidActualizado:

Todo comenzó hace un par de años como un trabajo de caracterización de los palomares de la comarca de Tierra de Campos palentina con el fin de averiguar cómo se podía trabajar en su conservación. La propuesta partió de la delegación palentina del Colegio de Arquitectos de León ante el «estado de degradación» en el que se encontraban gran parte de estas construcciones, cuenta su presidenta, Pilar Díez. La idea de los colegiados, que fue muy bien acogida por la Diputación de Palencia, era, además de realizar el citado inventario, promover Palencia como sede para un encuentro nacional de arquitectura en tierra dada la importancia que tenía ésta en la provincia.

Los trabajos dieron sus frutos y la capital ha acogido hasta el pasado sábado el primer Encuentro de Tierra Ibérica. En él, una selección de profesionales han debatido, bajo el lema «horizonte sostenibilidad», sobre la arquitectura contemporánea en tierra y la conservación de este tipo de patrimonio. «La arquitectura en tierra es una lección de sostenibilidad», defiende Pilar Díez, destacando entre sus características el bajo coste y su capacidad térmica a la hora de conservar la temperatura. «Ahora mismo ya se está hablando de construir con tierra bajo un planteamiento contemporáneo tanto viviendas como almacenes o bodegas», añade esta arquitecta que cita entre los últimos ejemplos de este tipo de construcciones el edificio de almacenamiento y producción que Ricola Europa tiene en Francia, de los prestigiosos arquitectos Herzog y De Meuron.

Díez cree que la «sabia» técnica de construcción en tierra a la que se recurrió en los palomares se dejó de utilizar arquitectónicamente por «la estandarización y la compra de material industrializado para la construcción», olvidando que había un material más económico y sencillo a pie de obra. Por ello considera que conservar los palomares de Tierra de Campos es un paso importante para aprender cómo se ejecuta, «ya que poca gente queda que sepa hacerlo de manera artesanal».

Con ese fin han trabajado en estos dos últimos años cinco voluntarios de la delegación palentina del Colegio de Arquitectos. Han documentado un total de 118 palomares de los casi mil que tienen registrados en la provincia, enclavados en nueve municipios. Se trataba de buscar aquellos conjuntos que consideraban «muy relevantes» porque constituían «un valor paisajístico y territorial definidor» de la propia localidad y cuya desaparición podría suponer una pérdida irreparable para su identidad. En este sentido, Díez destaca las variadas tipologías halladas: de planta cuadrada, rectangular, triangular.... «Hay todo un ejercicio de geometría, e igual de variadas son las cubiertas donde han utilizado madera, madera y teja curva, también plana...».

Una web

Los arquitectos se trasladaron a esos municipios y trabajaron en la documentación de estas construcciones en tierra, en el levantamiento de sus planos, mediciones, dibujos... Y toda esa información se ha volcado en la web www.palomaresdepalencia.es. «No se trataba de dibujar cómo está construido sino de que se entendiese como un tema paisajístico y territorial identitario. Un municipio de Tierra de Campos está configurado con unos palomares en sus bordes y una monumental torre de la iglesia», apunta.

Para organizar el estudio, además, enclavaron los municipios en dos rutas: la «Este», configurada por Villamartín de Campos, Pedraza de Campos, Torremormojón, Capillas, Guaza de Campos y Frechilla; y la «Oeste», con Támara de Campos, Santoyo y Astudillo.

Ahora, tras este trabajo de campo, aspiran a la puesta en valor de estas dos rutas como recurso turístico que complementaría con el Centro de Interpretación de Tierra de Campos, en Paredes de Nava. Además, Pilar Díez destaca que es un proyecto «abierto» y como tal no está cerrado a la incorporación de más municipios.