Exterior de la Audiencia Provinciald e Valladolid
Exterior de la Audiencia Provinciald e Valladolid - ICAL

Los padres que grabaron un vídeo pornográfico con su bebé aceptan diez años de cárcel

Los hechos se remontan al verano de 2017 en Valladolid, cuando, además, se hallaron en la niña de tres meses restos de cocaína por una intoxicación «fortuita»

ValladolidActualizado:

Diez años de prisión han aceptado esta mañana como condena los padres de la bebé que cuando tenía tres meses fue objeto de vídeo pornográfico. Los hechos ocurrieron en el verano de 2017 en Valladolid, muy próximos a la muerte por malos tratos de la pequeña Sara. Además de los abusos, en una análisis a la recién nacida se hallaron restos de cocaína.

El juicio estaba previsto que empezara este lunes y continuara mañana en la Audiencia Provincial de Valladolid, donde esta mañana ha sido ratificado el acuerdo de conformidad que ambos padres ya había alcanzado con la Fiscalía. En la vista han reconocido los hechos objeto de acusación y que constituyen delito de abusos sexuales en concurso con otro de utilización de la menor para la elaboración de material pornográfico. Además, han comparecido tres policías que han ratificado sus informes respecto a su detención y análisis de sus teléfonos móviles, según informaron fuentes jurídicas.

Los hechos ocurrieron en agosto de 2017, cuando el padre de la bebé D.V.C, de 32 años -tras la separación de su entonces pareja y en medio de la disputa por la custodia de la menor- presentó ante la Policía un vídeo de contenido sexual de madre e hija, en el que se apreciaba como la primera -N.R.G, de 25 años- le hacía tocamientos a la pequeña. El documento dio pie a una investigación que él intentaría frenar después tratando de retirar la denuncia.

La madre, tras ser detenida le acusó a él -que era el destinatario de las imágenes mediante una videoconferencia que grabó en su móvil- de haberle obligado a hacerlo y él fue también arrestado, ingresando ambos en prisión cuatro días después de que se presentara la denuncia y después de que en su hija se detectaran restos de cocaína por una intoxicación que se consideró «fortuita».

Con este acuerdo de conformidad ambos acusados logran una rebaja de condena de cuatro años respecto a la pena de privación de libertad que había solicitado la Fiscalía y que ascendía a catorce años de cárcel. Asimismo, aceptan cinco años de libertad vigilada, la participación en programas de educación sexual, el alejamiento e imposibilidad de comunicar en trece años con su hija -cuya patria potestad pierden-, el pago en favor de la pequeña de 20.000 euros por daños morales y la inhabilitación para el ejercicio de profesión u oficio que implique el contacto con menores durante tres lustros.