ICAL

Los pacientes tienen que esperar 63 días para entrar en quirófano, diez menos que hace un año

La lista de espera se reduce en 4.114 pacientes y es la más baja en ocho años

M. ANTOLÍN
ValladolidActualizado:

Un total de 22.046 pacientes estaban a la espera de una intervención quirúrgica al finalizar el primer trimestre de este año. Son 4.114 menos que los que se encontraban en la lista en el mismo periodo del ejercicio anterior, lo que ha hecho que la nómina de personas que esperan a pasar por el quirófano se haya reducido un 15,7 por ciento y que sea la más baja en los últimos ocho años. Así lo explicó ayer el consejero de Sanidad, Antonio Sáez, que aseguró, además, que la demora media se sitúa en la región en 63 días, diez menos que a finales de marzo de 2018. Con estos datos sobre la mesa, la Consejería de Sanidad cumple ya «provisionalmente» los objetivos que se marcó en el plan denominado Perycles que lanzó en el año 2016 con el propósito de hacer frente a una «situación preocupante» en este apartado.

Todos los hospitales de la Comunidad han mejorado sus resultados en el último ejercicio, a excepción de Soria, donde se ha pasado de 599 pacientes a 640 en espera. Y es que, según detalló Sáez, los datos del centro soriano ya eran muy bajos -están entre los «mejores» de España-y es difícil que puedan seguir descendiendo. Pero, además, en el primer trimestre de este año se ha producido un «problema para cubrir más anestesistas». Todo ello conllevó, también, un aumento en el tiempo medio de espera -de 43 a 45 días-, si bien el titular de Sanidad consideró que no es un incremento «significativo».

Salamanca

En aquellos hospitales en los que la lista era más abultada se han producido mejoras «importantes», señaló Sáez. Siguen a la cabeza en cuanto al número de pacientes pendientes de operación Salamanca, con 4.416; Burgos, con 2.827; León, con 2.787; el Río Hortega de Valladolid, con 2.394; el Clínico de la capital vallisoletana, 1.953 y el de El Bierzo, 1.727. En el otro extremo se encuentran los hospitales de Medina del Campo (Valladolid) -357- y el de Aranda de Duero (Burgos) -444-. El de Salamanca es también el que acumula mayor tiempo de espera y alcanza los 94 días. Las razones son, detalló Sáez, que tiene «mayor número de servicios de referencia» que el resto y a ellos acuden también personas procedentes de otras provincias como Zamora o Ávila.

Por especialidades, traumatología, oftalmología y cirugía general son las que acumulan mayor número de pacientes pendientes de ser intervenidos.

A nueve meses de que concluya el plazo marcado en el Plan Perycles, el consejero de Sanidad realizó ya un balance de los últimos tres años. En ese periodo, la lista de espera para una operación ha descendido en 11.166 pacientes y la demora media en 22 días. Además, en los centros hospitalarios que contaban con peores datos se ha conseguido reducir hasta en un 50 por ciento el número de personas pendientes de pasar por quirófano, como ha sido el caso de Ávila, El Bierzo y El Clínico de Valladolid.

Objetivos cumplidos

«Son un logro que han conseguido los hospitales gracias al esfuerzo de los que allí trabajan y a la organización de nuestros centros», detalló el titular de Sanidad, que sacó pecho, además, de que los datos de la Comunidad sean también unos de los mejores de España. Con las cifras registradas hasta ahora, «provisionalmente» ya se han conseguido los objetivos que se marcó Sanidad en 2016 con el lanzamiento de Perycles. Su meta era terminar 2019 con 22.500 pacientes en la lista y un tiempo medio de 65 días. Pese a haber alcanzado ya su propósito, el consejero consideró que el programa debería continuar en la medida que es un «plan de eficiencia».

Hasta final de año su departamento intentará seguir por la misma senda y a partir de ahí será el equipo de la Consejería que salga de las próximas elecciones el que marque los pasos a seguir, concluyó.