Ocho incendios forestales ponen en estado de alerta a la provincia de León

Ocho incendios forestales ponen en estado de alerta a la provincia de León

DIEGO L. GONZÁLEZ | PONFERRADA
Actualizado:

La coincidencia simultánea de ocho incendios forestales en la provincia de León, cinco de ellos en las comarcas del Bierzo y La Cabrera, obligó ayer a declarar el nivel de peligrosidad 2 en toda la geografía leonesa. Esta decisión, adoptada por el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Eduardo Fernández, fue la respuesta a la peor jornada de incendios forestales registrada en León, desde hace décadas.

Era la primera vez que se establecía ese nivel, desde que la Junta estableció el sistema de alertas actual. Durante la madrugada del viernes, dos siniestros diferentes amenazaron las viviendas de las localidades de Puente de Rey, en el municipio de Villafranca del Bierzo, y Lomba, en las montañas del ayuntamiento cabreirés de Benuza. A lo largo del día, y gracias al impresionante despliegue de medios técnicos, áereos y terrestres, y humanos, el peligro fue desapareciendo.

Interviene la UME

Hasta siete helicópteros, cuatro hidroaviones y casi una veintena de cuadrillas y brigadas, apoyadas por 130 militantes de la Unidad Militar de Emergencias (UME), se desplegaron por los montes de la provincia para ayudar a sofocar diversos frentes de fuego.

El más peligroso, en Puente de Rey, mantuvo en vilo a los vecinos de la población. «Jamás en la vida he pasado tanto miedo», confesaba una de sus habitantes. El alcalde de Villafranca, mostró su indignación por este incendio «provocado con maldad, que dañó más de cien hectáreas, con encinas y madroños, y que afectará a las aguas».

Las altas temperaturas, unidas a la sequedad del terreno, favorecieron la propagación de incendios forestales. En La Cabrera, las autoridades se llegaron a plantear la posibilidad de desalojar el pueblo de Lomba, después de la una de la madrugada, momento en que se inició el incendio. Gracias a la rápida actuación de vecinos y brigadas, se evitó la llegada del fuego a un pajar, que hubiera sido fatal para las viviendas de la localidad. Cerca de allí, a mediodía, otro siniestro afectó al entorno de Truchas.

La preocupación se acrecentó en el municipio de Ponferrada, donde ayer se reavivó el incendio en el Valle del Oza, entre los pueblos de San Clemente y Manzanedo de Valdueza, donde también hubo riesgo para sus habitantes.

El panorama, con intensas columnas de humo que cubrían el cielo del Bierzo, se completaba con otros focos en Peranzanes y en Torre del Bierzo. En el resto de la provincia, hubo otros focos en Murias de Paredes, Sena de Luna y Cármenes. Para el seguimiento de la jornada, se constituyó el Centro de Coordinación Operativa de Infocal El director de la Agencia de Protección Civil e Interior, Luis Aznar, anunció la incorporación de un avión de vigilancia, dotado con detectores de focos de calor mediante infrarrojos, con la esperanza de que ayude a «detectar posibles pirómanos».

Mientras, en Ávila un incendio ocasionado por un rayo quemó ayer en torno a 27,5 hectáreas de pasto en la localidad abulense de Puerto Castilla.