La doctora y nutrigenomista de SocalemFYC, Violeta Ramírez
La doctora y nutrigenomista de SocalemFYC, Violeta Ramírez - ABC
Salud&Sociedad

Nutrición: expertos en la consulta de Atención Primaria

Desde la Sociedad de Medicina de Familia y Comunitaria regional trabajan para acercar la nutrición a los médicos y a la población

Actualizado:

Un dato como que el 80% de los cánceres relacionados con el tubo digestivo se debe a los malos hábitos dietéticos resulta más que revelador a la hora de contemplar la nutrición como una de las medidas preventivas más importantes a la hora de reducir patologías, mejorar sus pronósticos y conseguir una mayor calidad de vida. «Con el consumo de cinco piezas de fruta o verdura al día se reduce en un 30 por ciento este tipo de cánceres», confirman la doctora y coordinadora del Grupo de Trabajo de Nutrición de la Sociedad Castellano Leonesa de Medicina de Familia y Comunitaria (socalemFYC), Violeta Ramírez.

Un grupo que nace el pasado mes de mayo de la mano de seis médicos y que actualmente ya lo integran doce y con varios objetivos. Por un lado «formar a nuestros compañeros en nutrición para que no se limiten a dar consejos básicos sino fundamentados en la evidencia científica», explica la nutrigenomista Ramírez, a lo que se une «acercar la labor del médico de familia a las personas para que sepan que pueden acudir a su consulta para tratar temas alimenticios, contar con una opinión fundamentada y las herramientas necesarias para elegir libremente las opciones más sanas».

Entre los perfiles poblacionales diana de este grupo de trabajo destacan especialmente tanto las personas mayores «a quienes hay que explicar bien cuestiones como que un deterioro cognitivo puede alterar la sensación de sed pero que esto no significa que no necesiten estar tan hidratados como cuando eran más jóvenes», ejemplifica Violeta; y también los adolescentes «a quienes perdemos la pista a partir de los 14 años que dejan a su pediatra estando en una etapa vital donde la rebeldía y los cambios hormonales suponen un reto a la hora de mantener correctos hábitos alimenticios».

En este sentido uno de los proyectos sobre los que están trabajan es el diseño de formación «divertida y amena» dirigida a los niños «y que podamos trasladar a los colegios para que desde pequeños sepamos reconocer los grupos de alimentos y cómo estos interfieren en nuestro organismo», destaca la doctora Ramírez.

Ingerir cinco piezas diarias de fruta o verdura reduce en un 30% la probabilidad en cánceres del tubo digestivo

Con este objetivo principal de acercar información veraz, contrastada y con evidencia científica a la población pero también a la atención primaria «y a otras especialidades», desde socalemFYC se está trabajando en una página web que pueda servir de consulta online a aquellas personas preocupadas por lo que comen y por cómo afecta a su salud, «y en un futuro a medio plazo trataremos de comunicar también a través de las redes sociales para poder llegar al mayor espectro poblacional posible», adelanta Violeta.

ADN influyente

Como nutrigenomista que es, la doctora Violeta destaca que en algunos problemas «hay una incidencia certificada derivada del adn de cada persona, y esto es algo que también influye en la forma en la que los alimentos afectan a la persona y su salud, además de los factores ambientales como es la práctica o no de actividad física».

«Si bien la genética tiene su importancia, se pueden hablar de los fenómenos epigenéticos y de cómo con nuestros hábitos nutricionales podremos revertir polimorfismos genéticos. Los factores ambientales son, sin lugar a dudas, los que más repercuten en nuestro estado de salud y tenemos la oportunidad de modificarlos», agrega esta experta en nutrición.

Desde el grupo de trabajo de socalemFYC destacan la importancia de aplicar «el sentido común» cuando se trata de alimentarse y, especialmente, de perder peso. «A día de hoy no hay ningún estudio serio y riguroso que haya demostrado ninguna efectividad en lo que todo el mundo identifica como dietas milagro o en productos, pastillas o complementos milagro, porque de ser así ya habrían llegado a la sanidad pública para dar solución a los problemas de obesidad o sobrepeso de la población», explica Violeta Ramírez. Esta doctora aconseja «que se pregunte a los médicos de familia porque ellos deben saber aconsejar correctamente, y casi exigir un seguimiento de aquellas personas que quieren cambiar sus hábitos nutricionales y así alcanzar hábitos de vida que sabemos van a garantizar una mejor salud personal».