Notas de cata

Actualizado:

BALLET

«Corella Ballet Castilla y León»

Programa: Clark Tippet, «Bruch violin concerto nº 1»; Stanton Welch, «Clear»; Twyla Tharp, «In the upper room»_ Lugar: Teatro Calderón de Valladolid_Fecha 28-12-2008

ROSA SANZ HERMIDA

El año dos mil ocho se cierra con una última cosecha de primerísima calidad: la gira del «Corella Ballet Castilla y León» por diferentes ciudades de nuestra comunidad. Un fruto temprano, habida cuenta de la fecha de creación de esta compañía, pero cuyas primicias auguran ya la excelencia de sus resultados.

Pues bien, el programa presentado por Ángel Corella en esta primera tournée despeja muchas de las incógnitas surgidas a raíz del inicio de su actividad al frente de esta nueva formación artística. En primer lugar implica una plantilla estable con una sólida preparación y una destacable trayectoria profesional; en segundo lugar supone la introducción de repertorio de coreógrafos de renombre internacional; y, finalmente, asegura la educación de los jóvenes bailarines que formarán la cantera de esta compañía.

El programa en gira incluye el «Bruch violin concerto nº 1» de Clark Tippet, «Clear» de Stanton Welch, e «In the upper room» de Twyla Tharp, con música de Philip Glass, las tres piezas creadas expresamente para el American Ballet Theatre, y alguna, «Clear», estrenada por el propio Corella en la época en que fue su primer bailarín. Un suculento menú de creadores contemporáneos que combinan vocabulario clásico y lenguaje contemporáneo (a excepción del «Bruch violín concerto») en coreografías de gran visualidad y potencia expresiva. La de Tippet fue quizá la más discreta en cuanto a su estilo compositivo y nivel de ejecución (aunque con un vestuario vistosísimo de Cornejo); la intervención de Corella, tan elegante, preciso y con tanta presencia escénica, fue el broche mágico de esta pieza. Las piezas de Stanton Welch y Twylka Tharp constituyeron el plato fuerte de la velada. «Clear» es un puro derroche de energía e imaginación, una fantástica traducción kinésica del inagotable caudal figurativo de su fuente de inspiración: la música de Bach. «In the upper room» plantea una sucesión interminable de «leits motifs» coreuticos a través de la repetición de un mismo patrón rítmico sometido a variaciones melódicas y de tempo. En ambas, una interpretación deslumbrante, excelente, impactante, largamente aplaudida. Indudablemente las notas que asoman en la cata del «Corella Ballet» delatan intenso aroma, cuerpo denso, largo sabor en boca y persistente retrogusto.