Loret, hija de Isabel Carrasco
Loret, hija de Isabel Carrasco - ICAL

VEREDICTO DEL JUICIO POR EL CRIMEN DE ISABEL CARRASCO«No hay un solo día en el que Loreto no llore por su madre»

La abogada de la hija de Isabel Carrasco asegura que la joven está «un poco más tranquila» tras el veredicto

LeónActualizado:

Los últimos meses han sido «durísimos». Un «crimen absurdo» le arrebató a su madre el pasado 12 de mayo de 2014 y, desde entonces, según señaló su abogada, Beatriz Llamas, «no hay día en que no llore por ella». Loreto Rodríguez Carrasco se ha mantenido durante todo este tiempo alejada de los focos, al margen tanto del proceso previo como del juicio por el asesinato de su progenitora. «Es comprensible, es demasiado doloroso», advirtió Llamas.

Sólo este sábado, día en que se produjo la lectura del veredicto acordado por el jurado popular, Loreto Rodríguez quiso estar al tanto de lo que ocurría en la sala de vistas de la Audiencia Provincial. Ella, que tiene su residencia habitual fijada en Madrid, se encontraba en León en ese momento. A la salida, la letrada que defendió sus intereses en el proceso pudo hablar con la joven y aseguró que «está un poco más tranquila». La decisión del jurado daba carpetazo a un proceso largo. Más de 20 meses después de los hechos, y tras largas sesiones de juicio, quienes debían decidir la suerte de las acusadas las encontraban culpables.

Beatriz Llamas reconoce que tanto ella como su cliente tienen «sentimientos encontrados». Nada podrá compensar el «dolor y la impotencia» que ha sufrido Loreto Rodríguez, pero al menos le queda la sensación de que «se ha hecho justicia». Como ya dijera a la salida de la Audiencia este sábado, la letrada insiste en que está «muy satisfecha con el veredicto y con el trabajo realizado, pero no contenta». En su opinión, si algo queda claro es que «aquí han perdido todos. Ha sido una desgracia para cuatro personas, la primera sin duda Isabel Carrasco, que ha sido víctima de un crimen absurdo, pero también para las tres acusadas, Montserrat González, Triana Martínez y Raquel Gago, porque actuaron sin sentido y porque el asesinato se podría haber evitado siempre».

Ahora que ha finalizado el juicio -sólo queda esperar a que se emita la sentencia y se resuelvan los posibles recursos presentados por las partes- Llamas espera que la hija de Isabel Carrasco pueda «descansar un poco». En este tiempo no sólo se ha visto obligada a aceptar la muerte de su madre, sino que ha tenido que soportar que se dijeran «muchas barbaridades» sobre ella, antes y después del juicio, y eso no puede ser «ni fácil ni justo», subrayó. Ahora, las tres acusadas han sido encontradas culpables por el jurado y se enfrentan a penas solicitadas por el Ministerio Fiscal y las acusaciones que van desde los 22 años de prisión para Montserrat y Triana -a razón de 19 por asesinato y atentado a la autoridad y tres más por tenencia ilícita de armas- y 15 para Raquel Gago. En su caso, 12 por asesinato y atentado (al haber tenido en cuenta el tribunal que su participación en el crimen no fue «esencial o decisiva») y tres más por tenencia ilícita de armas.

Pese a estar citada inicialmente, Loreto Rodríguez Carrasco no acudió a declarar en el juicio por el crimen de su madre. Tanto ella como su tía, Emilia Esmeralda Carrasco Lorenzo, habían sido requeridas por el abogado del Partido Popular, Ricardo Gavilanes. Abrirían el turno de testigos del día 1 de febrero, según estaba fijado en el programa, pero el letrado renunció a ellas días antes de que se iniciara el proceso a petición de Beatriz Llamas. «No están bien y era un sufrimiento que podíamos evitarles», afirmó la abogada, quien destacó que no se puede imaginar la sensación que puede producir en una hija el tener al lado a quienes han asesinado a una persona «tan querida» para ella.

«Recomponerse»

Sí que se sentó frente a las acusadas en la sala de vistas el que fuera compañero sentimental de Isabel Carrasco en los últimos años, Jesús López Brea. Su intervención tuvo lugar el día 26 de enero y fue una de las más esperadas. Aseguró que desde que vio a su pareja «tirada en el suelo» aquel 12 de mayo su vida «se acabó». Ahora, dijo, trata de «recomponerla». Lo mismo tendrá que hacer Loreto Rodríguez Carrasco. Las acusadas pasarán un tiempo en prisión, pero ella ha perdido a su madre para siempre.