La niebla causa una aparatosa colisión de 40 vehículos en la AP-1 El accidente, que tuvo lugar en lel termino municipal burgalés de Fresno de Rodilla se saldó con cuatro heridos graves

MAR GONZÁLEZBURGOS. Un total de cuarenta vehículos colisionaron por alcance a primera hora de la mañana de ayer en la AP-1 debido a la intensa niebla. Pese a la espectacularidad del accidente en

Actualizado:

MAR GONZÁLEZ

BURGOS. Un total de cuarenta vehículos colisionaron por alcance a primera hora de la mañana de ayer en la AP-1 debido a la intensa niebla. Pese a la espectacularidad del accidente en cadena, no hubo ningún fallecido y únicamente cuatro personas resultaron heridas graves. Otras nueve personas, entre las que se encuentran dos niños de 8 y 1 años de edad, requirieron también atención médica.

La espectacular colisión se produjo a las nueve de la mañana en el kilómetro 17 de la AP-1 (Burgos-Malzaga), en el término municipal de Fresno de Rodilla, en un momento de niebla intensa. Prácticamente de inmediato se registró un elevado número de llamadas de alerta en el servicio de emergencias 112 de Castilla y León.

Desde allí se lanzó un aviso a la Guardia Civil, los servicios médicos, varias ambulancias y un equipo de bomberos que se desplazaron hasta el lugar de los hechos. Aunque en un primer momento solamente se hablaba de unos diez coches afectados y cuatro personas heridas de diversa consideración, una vez en la AP-1 los equipos desplazaron constataron que eran muchos más los vehículos afectados por la colisión.

Inmediatamente se estableció en el área de descanso de Quintanapalla, situada a cinco kilómetros del accidente, una base de emergencias para atender a las personas implicadas y centralizar desde allí las actuaciones pertinentes para el restablecimiento del tráfico.

La Guardia Civil, apoyada por los servicios de la propia autopista de peaje que gestiona Europistas, desvió el tráfico por la N-1 a la altura de Briviesca para evitar el paso de vehículos por el lugar del accidente. El desvío se mantuvo durante unas dos horas y a las once de la mañana se volvía a circular por la autopista de peaje que une Burgos y Miranda de Ebro.