Cristina Narbona, durante su asistencia al Foro Económico de El Norte de Castilla
Cristina Narbona, durante su asistencia al Foro Económico de El Norte de Castilla - ICAL

Narbona frivoliza sobre el fin del carbón y niega que provoque «shock» en el empleo

Resta importancia frente al impacto de la burbuja inmobiliaria

ValladolidActualizado:

La presidenta del Partido Socialista (PSOE), Cristina Narbona, consideró ayer en Valladolid que las transiciones ecológicas como la del carbón no crean «shocks» en el empleo a diferencia de lo que ocurrió con el estallido de la burbuja inmobiliaria, que provocó dos millones de parados, o la paralización del apoyo a las energías renovables en 2012, con la pérdida de 80.000 puestos de trabajo y la «ruina» de más de 60.000 familias en España.

Así lo aseguró antes de intervenir en el Foro Económico de El Norte de Castilla, donde Narbona apostó por aprovechar las ayudas europeas para compensar el cierre de las minas que beneficiarán a las comarcas más afectadas. Además, destacó que el Gobierno de la Nación ha reservado partidas en el proyecto de Presupuestos del Estado para apoyar la transición justa y llevar a cabo una reconversión económica, con especial incidencia a los territorios más castigados por estos cambios.

La que fuera ministra de Medio Ambiente durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y voz claramente contraria a las energías fósiles se mostró partidaria de adoptar medidas para «anticiparnos» a los cambios, como las ayudas a la instalación de energías renovables en las comarcas mineras, informa Ical. «La creación de empleo puede verse asociada a esta transición ecológica, al igual que se hace en otros países del entorno», aseveró. Y es que Narbona recordó que la minería del carbón en España y en el todo mundo está en un horizonte de desaparición y «declive».

Mina de Retortillo

Preguntada sobre el futuro de la mina de uranio y la planta de concentrados proyectada por la empresa Berkeley en Retortillo (Salamanca), la presidenta del PSOE subrayó que es un expediente con «muchísimos» puntos no resueltos, sobre todo desde el punto de vista jurídico. En todo caso, recomendó la lectura del voto particular de uno de los integrantes del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Jorge Fabra, quien en el último Pleno del organismo reclamó que el proceso de la mina de Retortillo se estudiara en su conjunto. «Explicó perfectamente por qué el CSN no debería seguir apoyando el proyecto, al señalar los puntos rojos», afirmó.

En concreto, Fabra precisó que el Consejo de Seguridad Nuclear no debía avalar la continuidad del licenciamiento de este proyecto minero y metalúrgico en ninguna de sus vertientes (para la obtención del informe relativo a la autorización de construcción) hasta que el Pleno no haya deliberado y tomado una decisión sobre cómo unificar, armonizar y homogeneizar todos los expedientes relacionados tanto con las explotaciones mineras de Retortillo y Zona 7, como con la planta de tratamiento del mineral extraído y el almacenamiento definitivo de sus residuos radiactivos.