Con la música a esta parte
ical
música

Con la música a esta parte

El Auditorio Miguel Delibes presenta esta temporada una interesante programa con destacados intérpretes y nuevas partituras para atraer a públicos heterogéneos

rosa sanz hermida
Actualizado:

El próximo viernes 5 de octubre se inicia en el Auditorio de Valladolid el ciclo sinfónico de la Orquesta de Castilla y León (OSCyL); nueva temporada que aunque arranque en un contexto de cierta provisionalidad por su actual «acefalia» (sin director titular y sin gerente -hace días se anunció la incorporación de Félix Alcaraz a la Orquesta y Coro Nacionales de España como nuevo director técnico-), presenta un programa interesante, variado y capaz de atraer a públicos heterogéneos.

El artículo Nuevas batutas para una orquesta veinteañera del pasado mes de julio de este suplemento cultural daba noticia de los directores que se pondrán al frente de la OSCyL este año; toca ahora pasar revista al contenido de los diecinueve programas que lo integran, entre cuyos atractivos cuenta la incorporación de un significativo número de partituras (un total de 19) al repertorio de la orquesta y la participación de destacados intérpretes del panorama nacional e internacional: imaginativa fórmula para paliar la desaparición de los habituales ciclos que tanto prestigio han aportado al auditorio vallisoletano en sus cortos años de vida.

Entre estos solistas se encuentran los violinistas Hilary Hahn, Arabella Steinbacher, Viviane Hagner y la virtuosa japonesa Midori, con partituras de Mendelssohn, Prokofiev, Glazunov o Britten, respectivamente. Siguiendo con las cuerdas, intervendrán los violonchelistas Alban Gerhardt, Mischa Maisky y Sol Gabetta, que harán sonar a Lalo, Respighi, Tchaikovsky y Elgar. En el apartado pianístico, el más atendido para esta temporada, aparecen nombres ya conocidos por estas lindes (Joaquín Achúcarro, Jean-Yves Thibaudet, Fazil Say o Iván Martín) y se incorporan otros como los de Suzanne Bernhard, Barbara Moser, Alba Ventura y Luis Fernando Pérez. Sus manos harán sonar música de Rachmaninov, Ravel, Britten, Mozart, Bernstein, Busoni, Scriabin y Chopin.

Solistas vocales

En este panorama se incluyen también solistas vocales: la soprano Angela Denoke, los tenores Ian Bodstridge y Christopher Ventris, el barítono Christopher Maltman, los bajos Hanno Müller Brachman y Ain Anger, y el Coro de voces graves de Madrid, dentro de un repertorio centrado en Britten (Requiem de guerra), Busoni (el grandioso Concierto para piano y orquesta con coro masculino), Wagner (primer acto de La Valquiria) y Mahler (las conmovedoras Canciones de un camarada errante).

En lo que respecta a las partituras que incorpora la OSCyL aparecen obras «clásicas» (Serenata nocturna de Mozart; una selección orquestal de El anillo de los Nibelungos de Wagner; el Idilio para orquesta de Webern, el Concierto para violín y orquesta de Glazunov; la Sinfonía nº6 en La mayor de Bruckner; Hary Janos de Kodály; el Adagio con variaciones para violonchelo y orquesta de Respighi; el Concierto para piano y orquesta en Fa de Scriabin, o el mencionado concierto de Busoni), junto a otras más «contemporáneas» (Sinfonía nº 2 de Carl Nielsen; Façade, de William Walton; Blau, de Bernat Vivancos; Sinfonía nº 2, La edad de la ansiedad, de Bernstein; la Doctor Atomic Symphony de John Adams o las Tres escenas del ballet ‘La gitanilla’ de Antón García Abril).

Semejante elenco de intérpretes, compositores y obras (que el lector puede ampliar en el sitio web «blog.auditoriomigueldelibes.com») da idea de la variedad que ofrece la Sinfónica de Castilla y León para esta temporada, con vistas a «satisfacer todas las sensibilidades», como afirma la Consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Alicia García. Una programación musical que se completa, como en años anteriores, con actividades socio-educativas (conciertos, talleres) que contribuyen a la sensibilización, difusión y conocimiento de este arte tan necesario en la vida y educación de los pueblos y de los individuos.