María Luz Martínez, directora del Instituto Parquesol de Valladolid
María Luz Martínez, directora del Instituto Parquesol de Valladolid - F. HERAS

Las mujeres ostentan más del 60% de las direcciones de colegios e institutos

Castilla y León está por encima de la media de la OCDE, la UE y España en Secundaria

M. ANTOLÍN
ValladolidActualizado:

La docencia es una profesión principalmente femenina en Castilla y León y cada vez son más las mujeres que ocupan cargos de responsabilidad en los centros: ostentan más del 60 por ciento de los puestos de dirección en colegios e institutos. Eso es lo que refleja el Estudio internacional de aprendizaje y enseñanza (Talis) elaborado por la OCDE, considerado como el Pisa de los profesores, en el que el pasado año participó por primera vez la Comunidad junto a otras seis regiones españolas.

En el caso de Primaria, las profesoras son casi ocho de cada diez, mientras que los puestos de dirección ocupados por mujeres son el 62 por ciento, una cifra muy similar a España y el resto de países recogidos en el estudio. Es en Secundaria donde destaca Castilla y León sobre el resto. Las docentes son un 63 por ciento y las directoras llegan a ser seis de cada diez. Es la cifra más alta de todas las autonomías que participaron en el informe, pero también se encuentra por encima del promedio de la OCDE (47%) y de la UE (54%). Mientras en Primaria sí considera que existe aún un «desequilibrio» entre el número de profesoras y los puestos de dirección que éstas ocupan, en Secundaria, el texto estima que «las diferencias observadas no son significativas». Un escenario similar tienen en Cataluña -63% profesoras, 56 % directoras- o la Comunidad de Madrid -63% y 53%-.

Mucha experiencia

La edad de los docentes es otro de los aspectos recogidos en el extenso estudio. En el caso de Primaria la media es superior a los 45 años, los más longevos de España junto a Asturias y superior a la nacional (43). Pese a estar muy por encima de Inglaterra (38), donde están los docentes más jóvenes, Castilla y León se sitúa al nivel de Suecia y Dinamarca. Lo mismo ocurre en Secundaria. En esta etapa, la media se coloca en los 47,1 años, sólo por detrás de los asturianos (47,5), mientras que en la OCDE y la Unión Europea la cifra baja a los 44. En el caso de los directores, se da la circunstancia de que en todos los países y regiones analizadas se percibe una diferencia importante de edad entre los cargos de responsabilidad de los centros y los profesores, algo que no ocurre en la Comunidad, donde los profesores son los que más experiencia tienen. Desde los 17 años de Primaria hasta 19 o más de Secundaria.

En cuanto a las ratios alumnos/profesor, la Comunidad cuenta con una de las más bajas que recoge el documento -10 estudiantes por docente en Primaria y 19 en el caso de Secundaria-, frente a las más altas de Europa como los 22 de Francia o los 24,8 de Madrid. Y ¿qué hace que en Castilla y León no se supere la veintena de estudiantes por clase? «Puede tal vez explicarse por su dispersión rural», comenta el informe.

Si en algo suspenden la Comunidad y España en general es en la formación inicial del profesorado. En Primaria, uno de cada seis docentes no ha recibido la instrucción adecuada para los contenidos que muestra a los alumnos en el aula y el 15 por ciento no ha hecho prácticas sobre la materia que imparte antes de pisar una clase. Esta «mala nota» es aún peor en Secundaria, donde cuatro de cada diez docentes afirman no haber recibido ninguna instrucción sobre la pedogagía de la asignatura de la que son los encargados, pero tampoco han realizado ninguna práctica docente relativa a la materia de la que están al frente.

Aunque estos indicadores son bastante mejores en aquellos que han obtenido el título en los últimos cinco años, aún quedan lejos de las cotas alcanzadas en la media de la OCDE y la UE o de países como Finlandia, que está considerado como una «potencia mundial» en educación. Al analizar aspectos de la enseñanza más puntera como los contenidos plurilingües o la denominada educación transversal el panorama es aún más negro. Sólo uno de cada cuatro reconoce tener conocimiento en el primer apartado en Secundaria, mientras que en Primaria rozan el 30 por ciento. En ambas etapas, menos de la mitad tienen conocimiento sobre cómo utilizar las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en clase y no muy superior es el porcentaje de aquellos que dicen haber recibido formación para una enseñanza en «un entorno con capacidades dispares».

Docentes satisfechos

A pesar de todo, los profesores de Castilla y León sí tienen formación continuada. De hecho, más del 90 por ciento asegura haber participado en alguna actividad de este tipo en los últimos doce meses.

Eso sí, en satisfacción con lo que hacen, pocos ganan a los docentes de la Comunidad. Nueve de cada diez aseguran disfrutar con su trabajo, está contento con la labor que desarrolla en su centro educativo y no cambiaría de profesión. Pero, pocos -sólo un 12 por ciento- creen que la sociedad reconoce y valora tanto su trabajo.