Chema Pindado (izquierda) junto a su amigo José Luis Alonso, posaban en la sede de la Asociación de Trasplantados de Valladolid en 2012
Chema Pindado (izquierda) junto a su amigo José Luis Alonso, posaban en la sede de la Asociación de Trasplantados de Valladolid en 2012 - F. HERAS

Muere Chema Pindado, el trasplantado de corazón más antiguo de España

Fallece después de haber vivido 35 años con el órgano «prestado». Desde la Asociación de Trasplantados que presidió durante muchos años fue impulsor de las donaciones y promovió su conocimiento

ValladolidActualizado:

Fue operado el 16 de octubre de 1984, una fecha que tenía grabada a fuego y que recordaba siempre que se le entrevistaba. Miembro muy activo de la Asociación de Trasplantados de Castilla y León, el vallisoletano Chema Pindado, hasta este martes el trasplantado más antiguo de España, destacaba siempre que podía que su máxima era vivir con «inmensa plenitud». «Llevas el corazón de alguien que lo ha donado y no puedes tirarlo por la borda», señalaba a ABC con motivo de un reportaje que celebraba los diez años de trasplantes en el Hospital Clínico de Valladolid. El pasado martes su corazón «prestado» dejaba de latir para siempre.

Fue operado en la Clínica Universitaria de Navarra cuando en Valladolid todavía no se hacían este tipo de intervenciones. Entonces fue la séptima intervención de estas características que se hacía en España. Años más tarde, siendo consciente de que la operación es pura ciencia, seguía pensando en ella como «un milagro», y recordaba cómo había cambiado su medicación con los años: «Antes teníamos que ir cargados con un aparatoso frasco que llamaba la atención».

De la mano de la Asociación de Trasplantados del Corazón de Valladolid, de la que fue mucho tiempo su cabeza visible, trabajó para impulsar las donaciones y promover el conocimiento y desarrollo de los injertos. A finales de los ochenta impulsó la organización a nivel nacional, que seguía teniendo sede en Valladolid, aunque con delegaciones en distintas autonomías.

Este jueves la iglesia vallisoletana de San Nicolás acogerá su funeral. El vallisoletano, natural de Medina del Campo, hubiera cumplido 76 años el próximo mes de abril. Chema Pindado fue ejemplo siempre de generosidad, destacaban sus amigos y compañeros de la asociación siempre que podían. Como muestra de tal, según indicaron sus allegados a El Norte de Castilla, ha donado su cuerpo a la Facultad de Medicina de Valladolid.